El Fugitivo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El Fugitivo

Mensaje por Diebeq el Lun Ene 23, 2012 9:36 pm

Este es uno de mis fics más recientes, relatando un poco sobre cómo Pakark (El Makuta blanco protagonista de La Invasión junto con Deriahk y Vilrohk) se convirtió en Cazador Oscuro.

Esta historia comienza varios años después de que Teridax derrocó a Miserix y tomó el mando de la Hermandad de Makuta. Pakark, junto con otros 4 Makuta, hicieron una pausa al lado de Miserix, por lo cual Teridax los condenó a muerte y ahora son fugitivos.

Es un poco larga, así que tómense su tiempo y hagan las preguntas que sean necesarias. Espero que sea de su agrado (Tardé más de 2 semanas en escribir esto).


Prólogo

La indefensa figura se retorció de agonía entre dos fuerzas supremas. Su máscara estaba destrozada, sus extremidades sujetas por una potencia exánime, y sus ojos apenas podían percibir lo que estaba más allá de la oscuridad.

"¿¡En dónde están!?" Exclamó una sombra frente a él.

La víctima bajó la cabeza. La sombra gruñó de frustración y se alejó unos pocos metros hacia la ventana de la mazmorra. Luego se quedó inmóvil, contemplando el lúgubre paisaje al otro lado.

"Ellos están allá afuera, evadiendo el destino que están obligados a enfrentar." Dijo. "Ocultar a fugitivos no es bien visto por nadie."

Una segunda sombra se acercó al prisionero y se concentró, tocando gentilmente su mente. Hubo un largo silencio mientras que inspeccionaba sus recuerdos.

"Él no lo sabe." Dijo, desactivando su telepatía.

"Entonces ya no nos sirve de nada." Dijo su compañero.

Lo siguiente fue perturbadoramente rápido. La sombra volteó hacia el prisionero, y una gran mano de energía oscura emergió de su pecho. El desafortunado fue envuelto en las tinieblas, y no resistió mientras que su cuerpo era arrastrado y absorbido. No hubo dolor.

"Icarax…" Suspiró Bedurox. "¿Eso era realmente necesario?"

Icarax no respondió, y tan solo caminó fuera del lugar. Bedurox se quedó solo, contemplando en introspectiva los pensamientos que pudo recolectar del prisionero antes de su muerte. Uno de esos recuerdos era de interés para él.

Capítulo 1

El suelo arenoso de Stelt emitía un calor insoportable que se proyectaba en el aire. Los habitantes caminaban despreocupados; después de todo, nada fuera de lo común se había manifestado el día de hoy. Tampoco había razón alguna de sorprenderse frente a toda la depravación, traición, y pestilencia alrededor… Stelt siempre había sido así.

De repente uno de los habitantes, el Cazador Oscuro apodado como Frustrador, detectó un fuerte frío bajo sus pies mientras que caminaba entre las calles. Esta sensación duró apenas unos instantes, pero luego sus fotosensores percibieron una sombra desplazándose velozmente entre la arena. Siguiendo sus instintos, él siguió a la sombra hasta un rincón. Dos figuras estaban paradas allí.

La sombra se detuvo frente a los extraños, y entonces comenzó a agitarse. Lentamente, una tercera figura emergió del suelo. Este individuo estaba cubierto en armadura púrpura, armado con una espada curvada y usando una irregular máscara Kanohi.

Se escucharon unos murmureos. Más murmureos, y más murmureos…

Entonces el paisaje se distorsionó. Los colores parecían entreverarse y los sólidos parecían derretirse. Hubo mucho ruido también, semejante a los gritos agonizantes que producen los Visorak. Frustrador perdió su balance y cayó al suelo, entonces las tres figuras voltearon.

"¡Nos están espiando!" Gritó uno de ellos, apuntando con su cetro.

"¡Silencio!" Respondió inmediatamente la segunda figura.

Frustrador pudo ver a los extraños acercándose lentamente, y entonces una ráfaga eléctrica cubrió su gama de visión. Después no hubo nada. Nada en absoluto.

Capítulo 2

Makuta Pakark desactivó su poder y contempló el cuerpo chamuscado en el suelo. Él no estaba seguro si es que este tipo era un espía o sólo era un entrometido con mala suerte.

"Eso no es importante." Pensó, mientras que le daba la espalda a la pila de chatarra.

Los últimos meses habían sido difíciles para Pakark y sus compañeros. Antes de que el desastre comenzara, él había sido un poderoso y temido guerrero, líder de una fructífera tierra y creador de vida.

"Es increíble lo rápido que pueden cambiar las cosas." Pensó.

Pakark lo recordaba muy bien. Teridax, el teniente preferido de Makuta Miserix, líder supremo de la Hermandad de Makuta, había convocado a una reunión. Pakark llegó a Destral puntualmente, y proyectó en su mente lo que haría una vez que la aburrida congregación terminara.

Ninguna de esas proyecciones pudo completarse hasta ahora. Lo primero que hizo Pakark terminada la reunión fue regresar a At-Norx, su región asignada, y reclamar o destruir todos sus registros antes de desaparecer.

Por supuesto, él no estaba solo en esto. Al igual que él, otros Makuta estaban siendo perseguidos, y dos de ellos estaban frente a él.

Por un lado estaba Matsu. Él había sido el Makuta de Piruw, una tierra sureña de poco interés. Su máscara era la temida Kanohi Titrath, Máscara del Titeritismo. Por otro lado estaba Degrogak, Makuta de Mazra-Nui, el Gran Puerto. Él usaba la gran máscara Kanohi del Dolor y un Cetro de Sombras.

Los tres habían tenido sus diferencias en el pasado, pero ahora decidieron olvidarlo todo con el objetivo de prolongar sus vidas un poco más.

¿Cómo habrían sido las cosas si es que nunca se hubiesen puesto del lado de Miserix durante la reunión? ¿Seguirían en sus respectivas tierras, intentando adaptarse a los cambios?

A Degrogak no le importaba, porque él sería leal a Miserix hasta la muerte, pero a Pakark y Matsu ya no les importaba nada más que sus propias vidas.

Ser un fugitivo es difícil.

"Debemos deshacernos de esta chatarra." Dijo Pakark, volteando nuevamente hacia el cadáver, que ya estaba comenzando a producir olores desagradables.

Degrogak y Matsu se movieron rápidamente y levantaron los restos del suelo. Después, combinando sus poderes, los tres Makuta desaparecieron entre las sombras.

Capítulo 3

Degrogak tomó una muestra del brazo de Pakark. Algo extraño estaba pasando con ellos, porque parecía que sus cuerpos comenzaban a descomponerse lentamente. El primero en descubrirlo fue Matsu, mientras que caminaba en círculos como solía hacer cuando estaba nervioso. Él se dio cuenta de que su armadura ya no se movía, y parecía que sus músculos se 'derretían'.

Ellos estaban refugiados en una choza en una zona abandonada de Stelt, por lo cual sus murmureos de terror no provocaron disturbios.

Mientras que Pakark contemplaba su cuerpo pudriéndose, toda su vida pasaba frente a sus ojos. Recordó el día en el que fue creado por Mata Nui junto a todos sus hermanos Makuta, sus logros en la creación de Rahi, sus batallas, su caída en desgracia, su escape…

Degrogak interrumpió los pensamientos de Pakark con su característica risa demente.

Pakark y Matsu se acercaron rápidamente a su hermano, y ambos preguntaron en perfecta sincronía: "¿Qué es tan divertido?"

Degrogak volteó. Él tenía implantada una inquietante sonrisa en su rostro. Cuando habló, lo hizo entre carcajadas.

"La naturaleza es tan divertida con nosotros." Dijo, seguido de varias risas.

Pakark y Matsu eran conscientes de que Degrogak era el más erudito en ciencia, y el más adecuado para averiguar lo que ocurría con sus cuerpos, pero a veces era inevitable poner en duda la confianza que depositaban en su juicio.

"Esto es lo que queda de nuestros cuerpos, amigos." Dijo Degrogak. "Hemos evolucionado en algo más allá de lo que habríamos podido imaginar."

Pakark y Matsu comenzaron a prestar atención en este momento.

"Ya no necesitamos comer, beber, o respirar. Ya no debemos preocuparnos de las heridas ocasionadas por nuestras batallas." Explicó Degrogak. "Nuestros cuerpos se están convirtiendo en energía… lo cual también significa que nuestras armaduras no podrán contenernos en esa forma. Si no nos adaptamos, nuestra esencia podría escapar y nos disiparíamos rápidamente en el aire."

Pakark volteó hacia uno de los rincones de la choza. Allí, sobre una losa, yacían los restos del Cazador Oscuro que había asesinado hace poco.

Una idea surgió entonces en la mente del Makuta, una idea que haría ver a Degrogak como el individuo más prudente en el universo.

Capítulo 4

La armadura original de Pakark cayó al suelo. Entonces, una nube negra-verdosa surgió de la chatarra y flotó hacia el cuerpo en el rincón de la vivienda. Degrogak y Matsu prepararon sus armas, creyendo firmemente que había algún asesino oculto.

De repente el cadáver comenzó a producir leves movimientos. Instintivamente, Matsu disparó un pulso oscuro, pero este fue absorbido inmediatamente.

"Increíble." Dijo el cuerpo con una voz demasiado familiar.

Pakark, en su nuevo cuerpo, se levantó de la losa y observó sus brazos con sus nuevos ojos.

"Lindo." Dijo Degrogak.

Pakark tropezaba intentando dar unos pocos pasos. En el pasado, Matsu habría reído frente a esta situación, pero ahora sólo sentía envidia.

"Perfecto. Te salvaste." Se quejó Matsu. "Así ya nadie te reconocerá. Puedes hacer lo que quieras y nadie sabrá que eres tú. Vete ya, y déjanos morir a nosotros."

Pakark canalizó una porción de su poder de relámpago hacia Matsu, liberando una leve descarga eléctrica que lo inmovilizó unos segundos. Él entonces se acercó y habló, esta vez usando la voz del dueño original.

"¿Crees que los abandonaría?" Dijo. "Crees que me iré y los dejaré aquí, dispuestos a delatar lo que hice al primer asesino que venga por ustedes."

Matsu se quedó en silencio. Degrogak tarareaba.

"No." Continuó Pakark. "Si alguien viene por ustedes yo quiero estar aquí. Quiero asegurarme de que mantengas la boca cerrada hasta tu último aliento. Todos para uno, y uno para todos."

Degrogak separó a sus hermanos con una fracción de su poder de magnetismo.

"Tranquilos, ratones." Dijo Degrogak, volteando hacia Pakark. "Pakark, tú tienes el traje nuevo… consíguenos un par a nosotros también. Así todos seremos felices."

Matsu pensó. "Brillante. Abandonamos nuestros cuerpos originales aquí, y entonces cuando vengan a buscarnos creerán que estamos muertos."

Pakark, como era de esperarse, tendría que hacer el trabajo sucio.

Capítulo 5

Pakark cargaba un par de cuerpos robóticos sobre sus hombros.

Conseguirlos no fue muy difícil; él tan solo tuvo que ir a un puesto de venta y aplicar 'turbulentas negociaciones' con el dueño. Después de asesinarlo haciendo buen uso de sus poderes oscuros, él seleccionó a dos robots de seguridad en venta en el almacén trasero. Eso sería suficiente.

Nadie se dio cuenta de su matanza ya que, haciendo gala de su extraordinaria capacidad, él había creado una compleja escenografía con sus poderes de ilusión para ocultarlo todo.

Mientras que regresaba a su refugio, Pakark se atrevió a inspeccionar los recuerdos ahora suprimidos del dueño original de su cuerpo. Este había sido un Cazador Oscuro, miembro de una violenta especie reptiliana. Paso tras paso, Pakark comenzaba a planear las mentiras que engendraría para adoptar esa nueva identidad. En su mente ya se estaba tejiendo un laberinto.

Entonces un grito mental lo desplomó en el suelo.

"¡Auxilio!" Se escuchaba. Esa voz provenía de Matsu.

Pakark se levantó, ocultó los robots entre unos escombros, y corrió hacia la choza. Podía verse un espectáculo de luces y explosiones emergiendo desde todos los ángulos. Instintivamente, él activó su poder de invisibilidad antes de entrar, y entonces pudo ver el origen de la conmoción.

-----

Degrogak disparó un pulso oscuro hacia el enemigo, pero este lo esquivó y respondió con una ráfaga de poder de confusión. Mientras que Degrogak intentaba recuperar su balance, Matsu giró su espada y dio un golpe certero.

El asesino cayó al suelo, pero se levantó velozmente y entonces Pakark lo reconoció.

"Bedurox…" Dijo en voz baja.

Bedurox captó la fuente del sonido inmediatamente y manifestó sus poderes gravitatorios. Los tres fugitivos cayeron al suelo. Con su concentración desbaratada, la invisibilidad de Pakark falló y Bedurox pudo verlo con sus propios ojos.

"Pakark, siempre tan ingenioso." Dijo.

"Bedurox, siempre tan insignificantemente pequeño." Insultó Pakark.

Bedurox disparó una devastadora descarga eléctrica hacia Pakark, pero él se teletransportó fuera de vista y nunca recibió el ataque. Bedurox observó todos los ángulos posibles con la intención de localizar a su presa.

Algo malo comenzó a suceder. El mundo se estaba deshaciendo. Bedurox pisoteaba… no, ni siquiera había suelo que pisotear. Todo era un caos lleno de colores y sensaciones repugnantes.

"¡Ilusiones!" Gritó Bedurox, esperando que con eso el martirio terminara.

No dio resultado. Aunque estaba seguro de que este era sólo un complejo juego mental, él no era capaz de romperlo por su cuenta. Estaba atrapado.

Pakark observaba entretenido cómo Bedurox intentaba librarse de sus ilusiones. Matsu y Degrogak se levantaron y tomaron sus armas.

Ninguno actuó inmediatamente; primero disfrutaron ver a Bedurox gimiendo de desesperación y cayendo al suelo una y otra vez. Finalmente, una mano de sombras emergió del pecho de Degrogak. Bedurox nunca se dio cuenta de lo ocurrido; para él, el mundo simplemente apagó sus luces y entonces no hubo nada más de penumbras.

Epílogo

Matsu y Degrogak abandonaron sus cuerpos y desplazaron sus energías hacia donde señaló Pakark. Ambos seleccionaron un robot y, después de ponerse cómodos, se levantaron del suelo. Antes de desaparecer para siempre, hicieron un leve gesto de gratitud hacia Pakark, y luego cada uno tomó su camino.

Matsu había dejado su espada en el suelo, y el brillo del sol se reflejaba en ella. Pakark la levantó y la examinó cuidadosamente mientras que activaba su poder de teletransportación y se desvanecía de la escena.

Él reapareció en una tierra lejana, y se preguntó lo que sería de sus hermanos. ¿La Hermandad ya no los perseguiría? ¿Encajarían en algún lugar? ¿Sus nuevas vidas serían decentes?

Pakark, cansado de pensar en el pasado, se preparó mentalmente para asumir una vida que no le pertenecía y caminó hacia las profundidades de la isla de Odina.

El futuro comenzaba hoy.


Última edición por Diebeq5b el Lun Mayo 28, 2012 2:03 am, editado 4 veces
avatar
Diebeq
Toa
Toa

Mensajes : 150
Fecha de inscripción : 01/12/2010

http://www.youtube.com/user/Diebeq5b

Volver arriba Ir abajo

Re: El Fugitivo

Mensaje por TRENKROM el Mar Ene 24, 2012 1:02 am

Spoiler:
Lo leeré mañana, en este momento no tengo tiempo D:

Editaré mi post cuando lo lea.
avatar
TRENKROM
Toa Legendario
Toa Legendario

Mensajes : 776
Fecha de inscripción : 27/11/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: El Fugitivo

Mensaje por Lianyu (Nagato Lover) el Miér Feb 01, 2012 12:15 pm

Lo he leído. Me ha gustado. Quiero ver a esos Makuta en MOC (Sobretodo Matsu, por lo de su máscara <3).

Me ha gustado bastante, aunque no sé qué decirte. Escribes bien y la historia ha sido buena e interesante, pero aparte de eso, no sé que más decir... ^^"
avatar
Lianyu (Nagato Lover)
Turaga
Turaga

Mensajes : 3302
Fecha de inscripción : 27/11/2010
Localización : Ahí no, desde luego.

Volver arriba Ir abajo

Re: El Fugitivo

Mensaje por Diebeq el Jue Feb 02, 2012 11:54 pm

Lianyu (Nagato Lover) escribió:Lo he leído. Me ha gustado. Quiero ver a esos Makuta en MOC (Sobretodo Matsu, por lo de su máscara <3).

Me ha gustado bastante, aunque no sé qué decirte. Escribes bien y la historia ha sido buena e interesante, pero aparte de eso, no sé que más decir... ^^"

Gracias por el comentario Very Happy

No sé si será posible hacer a Matsu en MOC. Podría hacerlo en su forma después de esta historia (Parecido a un esclavo/vendedor Steltiano), pero no creo poder hacerlo en su forma original. Y en cuanto a la forma original de Pakark... necesitaría muchas piezas púrpuras y no tengo suficientes Sad

Sin embargo, ya tengo al MOC de Degrogak en su forma original Razz :



No se ve muy imponente ni nada :/
avatar
Diebeq
Toa
Toa

Mensajes : 150
Fecha de inscripción : 01/12/2010

http://www.youtube.com/user/Diebeq5b

Volver arriba Ir abajo

Re: El Fugitivo

Mensaje por Lianyu (Nagato Lover) el Vie Feb 03, 2012 10:02 am

Diebeq5b escribió:
Lianyu (Nagato Lover) escribió:Lo he leído. Me ha gustado. Quiero ver a esos Makuta en MOC (Sobretodo Matsu, por lo de su máscara <3).

Me ha gustado bastante, aunque no sé qué decirte. Escribes bien y la historia ha sido buena e interesante, pero aparte de eso, no sé que más decir... ^^"

Gracias por el comentario Very Happy

No sé si será posible hacer a Matsu en MOC. Podría hacerlo en su forma después de esta historia (Parecido a un esclavo/vendedor Steltiano), pero no creo poder hacerlo en su forma original. Y en cuanto a la forma original de Pakark... necesitaría muchas piezas púrpuras y no tengo suficientes Sad

Sin embargo, ya tengo al MOC de Degrogak en su forma original Razz :



No se ve muy imponente ni nada :/

Degrogak lo conocía (ya salió en tus vídeos), me gusta el diseño y el cetro. Me refería a Bedurox y Matsu concretamente, pero gracias por aclarar ^^
avatar
Lianyu (Nagato Lover)
Turaga
Turaga

Mensajes : 3302
Fecha de inscripción : 27/11/2010
Localización : Ahí no, desde luego.

Volver arriba Ir abajo

Re: El Fugitivo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.