GB: La Nueva Humanidad (1a parte)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

GB: La Nueva Humanidad (1a parte)

Mensaje por Ranzord el Vie Nov 18, 2011 9:37 am


¡Buenas, mortales!
Ya hace mucho tiempo que quería colgar este fic en algún sitio. Como ahora tengo Wi-fi, he podido enviármelo por correo desde el iPod.Antes de que lo leáis, os diré que es una historia que incluye bastantes palabras malsonantes y cierta violencia. De hecho, el personaje es un asesino solitario y con un alma corrompida, ubicado en un futuro unas 3 generaciones más adelante. Con lo cual veréis que tiene una "miajilla" de ciencia ficción, otra de intriga y otra de aventuras. Y también comedia (ya, suena como que son demasiados géneros a la vez, y ya sé que la CC y la comedia no son géneros muy "respetados" en el mundo libril).no os voy a dar más datos, si tenéis curiosidad, empezad a leer el prólogo... aquí tenéis la primera parte, sé que es largo pero no quería ir directamente a dar datos del personaje, prefiero que se le vaya conociendo poco a poco. Y aún hay 2 partes más del prólogo... En fin, ahora voy a utilizar una técnica para mejorar la popularidad:

IT'S FREE! XD

"La edad bélica- La Nueva Humanidad"

Prólogo (1a parte):

-Cosas asiáticas-

Plena noche. Verano, probablemente. Sí, verano. Es que los chinos esos hasta los calendarios los hacen mal. A lo que estamos...
Como si no estuviera allí, un joven, a penas visible, vigila un edificio. Igual está esperando a que se mueva, el muy idiota. No... va hacia él, a los cubos de basura. No, espera... va a la entrada principal. Lo dicho, que los chinos también hacen los catalejos de baja calidad. El edificio es, o parece ser, algún tipo de hotel. Más bien de los caros. Échale 3 estrellas, más bien 4.
Y parece que es en plan garito termal japonés o cualquier chisme asiático de esa línea.
-Buenas, venía a alojarme aquí. Sólo una noche.- le dijo el joven al dependiente de la entrada.
-Sí... a ver... -no levantó la vista de un libro en el cual buscaba algo.-si me enseña la tarjeta de la reserva, le digo la habitación.
-¿Einh?
-Sí, es que tenemos todas en reservas y no podemos dar una habitación a quien no tenga. Ya sabe, es verano y...
En ese momento levantó la vista. Nada más ver los ojos del sujeto, rojos como la cólera y enmarcados en una expresión fría, retractó su boca.
-¡Usted...! ¡Hostias...! ¡Aquí nadie ha hecho nada! ¡De verdad! ¡Mire, si qiuiere, le hago un sitio! ¡Hay un pijo gilipuertas que tiene siempre reservada una 'suite' y no la...!
-¡Chssst! ¡Eh! ¡Cálmese, coooña!
En ese momento comienza un diálogo de berridos. Hasta que el dependiente al fin se calma al ver la expresión de indiferencia del tipo.
-Usted tranquilo- le dijo el individuo-. No vengo a "trabajar". Esta noche voy a limitarme a vaguear. Hasta los monstruos tenemos artritis de vez en cuando.
Era difícil saber si hablaba en broma o en serio al llamarse monstruo, ya que llevaba, y siempre llevó un pañuelo cubriéndose la cara que le cubría de nariz para abajo, lo que borraba su expresión.
-Bueno... y entonces... ¿quiere que le dé un pase?
-No, no, déjelo. Ya me colaré por mi cuenta. Es más divertido, y no me conviene que mi nombre esté en el registro.
-¿Eso por qué?
-Vaaaya... así que es usted un listillo, ¿eh? Quiere saber más de lo que le conviene...
-¡Perdón, perdón!
Ambos guardaron un silencio inquietante.
-¡Que es coña, hombre!
-¡Ah! Ja, ja, ja...
-Le he dicho que se calme.
-¿Yo? ¡Yo estoy muy calmado! ¡Más calmado un muerto!
-No me de usted ideas... Está claro que se ha reído por miedo a que yo me moleste. Ya nadie se atreve a reírse con un monstruo. Ah, se nota que El Monstruo de las Galletas ya no sale en la caja tonta... una pena. Tenga usted una buena velada...
Se dió la vuelta y se fué por la puerta. El dependiente le observaba de lejos, aunque llegó un momento en el que su gabardina negra se fundió en la oscuridad y se quedó pasmando   como un imbécil, como si luchara por distinguir a un gato negro  en un petrolero por dentro.
Tras unos minutos llegó una pequeña furgoneta, algo cascada por el tiempo y con la carrocería mancillada por coloridas mamarrachadas pictóricas. El dependiente dejó de pelear por un absurdo y desvió la vista hacia el vehículo. Si ese trasto hubiera tenido ruedas en lugar del sistema de levitación por imanes que ahora todos emplean, cualquiera habría dicho que se habían fugado de una comuna hippie. En cuanto se detuvo empezaron a bajar personas. Todos eran jóvenes, y parecían bastante animados.
El primero en bajar era un chaval de complexión ligera, incluso se diría que un poco enclenque. Llamaba la atención el chaleco que llevaba puesto, a un lado blanco y al otro negro, ambos colores separados por una cremallera. En seguida bajó una chica que, digámoslo claro, estaba bastante buena. Tenía el pelo rubio y largo, llevaba a la cabeza una gorra roja pa'trás, ojos grandes y negros, y llevaba una camiseta de tirantes roja y unos pantalones de camuflaje verdes que en los tobillos cambiaban su amplio volumen por compactarse a la pierna debido a unas listas de tela. Llamaba la atención la mochila exajeradamente grande que llevaba a la espalda. Acto seguido, tras echar el freno de mano, bajó otra chica. En este caso destacaba que tuviera el pelo de un blanco tan impoluto y liso para su oscura piel. Iba vestida casi totalmente de verde, puesto que así era el color de su chaqueta y sus pantalones acampanados. Eso sí, llevaba una camiseta blanca. Por último bajó un chaval de tez y pelo corto claro, con una camiseta blanca ajustada a su musculatura y unos pantalones vaqueros muy gastados. Además de unas gafas de sol muy finas de color metálico. La pregunta era por qué llevaba gafas de sol en plena noche. Lo mismo que la gorra de la rubia... qué más dá. Los 4 entraron en el recibidor.
-Hola, buenas noches.
-Hooola- dijo la de la gorra-, tenemos unas reservas.
-Si me hacen el favor...
Los cuatro presentaron las tarjetas correspondientes, y tras pasarlas por un lector, el dependiente les dejó pasar al descorrer un cordón de terciopelo.
-A ver... ustedes deben de ser Diana -refiriéndose a la de la gorra-, Crome- al del chaleco-, Lyn -la de verde- y Titán- el de las gafas.-El número de su habitación está apuntado en la tarjeta. En el ala este, que es el de las habitaciones grandes. Allí tendrán un folleto holográfico interactivo donde se les explica la distribución del hotel y los horarios, y todas esas cosas... si se pierden pregúntenme a mí o a otro dependiente. Si no encuentran a otro dependiente busquen un mapa. Si no encuentran uno, las de la limpieza les barrerán por la mañana... y... -vió que ya se habían ido- bah, estos no me oyen, traen un cacao mental que no se lamen...
Volvió a su libro, cuando una mano fría se le apoyó en un hombro. Se pegó un rebote del susto, y luego comprobó que en su hombro no había nada, pero notaba algo.
-Hola de nuevo, señor mío.
-¡AAAAH! Ah, es usted...
Entonces el andoba de negro se hizo visible y sus manos, cubiertas por garras de metal, desvelaron el misterio.
-Le dije que me colaría sin que me viera. Y yo no he movido el cordón de terciopelo ni nada.
-Ya... ¿la puerta de atrás?
-La de delante, que es más elegante.
-¿Pero cómo...?
El meninblack soltó un par de carcajadas.
-Bueno... -el encargado cambió de tema- por cierto, ¿ha visto que nombres les han puesto a esos chavales? "Titán".¿Desde cuándo es eso un nombre?
-Las modas, ya sabe. ¿Cómo se llama usted?
-Pochetino.
-Psé... Precioso, vamos...- dijo el tipo siniestro con sarcasmo.
-Una cosa... ¿por qué tanta floritura para pasar? Podía haber saltado la cuer... nada... otro que tal baila.-el dependiente vio que el individuo se había ido andando-No me hacen ni caso.


Última edición por Fedello el Miér Jun 20, 2012 8:57 am, editado 10 veces
avatar
Ranzord
Toa Legendario
Toa Legendario

Mensajes : 798
Fecha de inscripción : 21/10/2010
Localización : Bajo el quinto pino (pino gallego,eh)

Volver arriba Ir abajo

Re: GB: La Nueva Humanidad (1a parte)

Mensaje por Marto el Vie Nov 18, 2011 10:25 am

Primero que nada, no sabes escribir. Es tedioso y molesto, un verdadero esfuerzo intentar leer esto. La escritura es horrible.
Intenta reducir modismos cuando habla el narrador. En los personajes no importa, pero el narrador debe intentar usar un castellano neutral.

La historia está ok, no es nada del otro mundo (por ahora), no apesta (por ahora), y es interesante (por ahora).

avatar
Marto
Toa Legendario
Toa Legendario

Mensajes : 733
Fecha de inscripción : 05/04/2011
Localización : Guatemala

http://martoluna.deviantart.com

Volver arriba Ir abajo

Re: GB: La Nueva Humanidad (1a parte)

Mensaje por Ranzord el Vie Nov 18, 2011 10:55 am

Bien, tomo nota. La verdad es que debía haber tenido en cuenta el lenguaje de la narración.
avatar
Ranzord
Toa Legendario
Toa Legendario

Mensajes : 798
Fecha de inscripción : 21/10/2010
Localización : Bajo el quinto pino (pino gallego,eh)

Volver arriba Ir abajo

Re: GB: La Nueva Humanidad (1a parte)

Mensaje por Kurosaki el Vie Nov 18, 2011 12:32 pm

tu historia es interesante por lo que se ve sobrenatural el joven de cara cubierta, pero dime ¿los nombres de los otros cuatro residentes significan algo juntas?
y si, tu escritura es mala, bueno no tanto, porque hay partes en las que n le entendi mucho.
aparte de eso la historia es buena, ya quiero ver la siguiente parte.
avatar
Kurosaki
Toa Experimentado
Toa Experimentado

Mensajes : 323
Fecha de inscripción : 04/06/2011
Localización : Honduras

Volver arriba Ir abajo

Re: GB: La Nueva Humanidad (1a parte)

Mensaje por Ranzord el Sáb Nov 19, 2011 11:35 am

No, no significan nada juntos. La etimología de esos nombres sería:
Diana- por su capacidad para... lo verás pronto.
Titán- tiene que ver con uno de sus brazos... Originalmente iba a llamarle Titanio, pero me pareció muy raro.
Crome- Un punto intermedio entre cromo y chrome. Le llamé así por la referencia al color de su ropa, o "cromática". Y también porque creo que le quedaría bien al diseño.
Lyn- sólo por sonoridad. No significa nada.

Tal vez cuelgue algún diseño o "artwork" de los personajes... pero de momento sólo tengo a uno, Argente adulto, y para eso aún falta mucho...

Bien, segunda parte del prólogo. Esta vez el narrador y el vocabulario son más formales. Lo que intenté con la parte anterior era darle algo de "personalidad" al narrador, pero es cierto, ahora que lo veo no queda muy bien ... algo experimental xD

2ª parte:


Ya dentro, el sujeto vestido con la gabardina sacó del interior de la misma su ordenador de bolsillo. 
-Ah, ordenadores de bolsillo... y pensar que nuestros abuelos del 2000 y pico fliparon cuando aún eran teléfonos móviles con cámara...-pensó. 
Desbloqueó, se vio el fondo de pantalla de My Little Pony, abrió el menú, fue a la sección de notas y abrió la primera.

"Valneario 'Min Zae', ha las onze i media de la noxe, esplotara la vonba ke yebaremos nel salon zentral A ke no tienes pelotas ha ir¿ xDDDddd"

Había leído ese mensaje de texto de autor desconocido varias veces, pero todavía le impactaba en el cerebro esas bestiales faltas de ortigrafía. Pero la idea más o menos se entendía. Había alguien que quería tenderle una trampa. Bueno, o eso o es que eran suficientemente inconscientes como para meterle a él de por medio. En cualquier caso lo mejor era seguir el rollo, puesto que si realmente había una bomba para reventar podría estar allí para evitarlo, y si era una trampa se repartiría tortas y punto. Y es que si de algo le valió su pasado era que, según dice la gente, era irreductible, el mejor asesino del mundo. 
De todos modos era aún pronto, en teoría la "vonba" no entraría en juego hasta las 11:30. Así que aprovechó para hacer lo común en un balneario: ponerse a remojo.
Nada más salir del vestuario, cubriéndose la cara como siempre hacía, pero ahora con una toalla, echó a andar por un largo y ancho pasillo con el suelo de madera. En el mapa del hotel aparecía nombrado como pasillo central, y al final de el pasillo estaba el famoso salón donde se amenazaba de estallar una carga. Una cosa sorprendente de él es que jamás perdía los nervios, aunque hubiera amenaza de bomba. Era frío como un témpano.
Por el camino se encontró a la chica rubia junto a la que se coló antes. No pudo evitar ver que andaba buscando algo, de aquí para allá, y eso le hizo sospechar. Le miró de reojo durante unos minutos, hasta que ella se giró.
-¿Qué buscas, Diana?
La sorpresa para ella resultó mayúscula.
-¡¿Umbral?!
-Así me llamo.
-¿Cómo sabes mi nombre?
-Yo sé muchas cosas... pero no todo. ¿Qué buscas? ¿Puedo ayudarte?
-¿Por... por qué quieres saberlo?
-Sólo quiero ayudarte.
-Es... algo personal. No lo puedo contar así a la ligera.
Tras un par de segundos para hacer un análisis del comportamiento de Diana, Umbral reaccionó.
-De acuerdo... como quieras.
Umbral pasó a la piscina y la chica, por algún motivo, corrió a el salón central.
Miemtras que no se hacía más tarde, Umbral repasaba el diálogo que mantuvo con ojo analítico. Como sistema para que nadie le viese el rostro mantenía la cara sumergida en el agua hasta donde tendría normalmente el pañuelo.
-Oiga, y usted... -le preguntó otro hombre- ¿no necesita respirar?
-Sólo cuando nadie mira.
-Ah... ya. Qué bien vocaliza usted para tener la boca debajo del agua...
Estaba bastante claro. La tal Diana tenía que ver con la amenaza. Y era muy posible que sus amigos también. Más le valía tenerla vigilada. Sería mejor que cuando fuera al salón central, o salón de actos por el uso que tenía, se sentara cerca de ellos.
Sin embargo, lo que su cabeza medio sumergida centrifugaba paró en seco por algo que le pareció ver. Él habría jurado que vio salir de la sala a un hombre de ojos rasgados, que no era tan raro en aquel hotel, y menos estando en Japón.Pero lo que sí le extrañó fue que tenía tatuado un elaborado dibujo de un dragón asiático en la espalda. Y eso era algo muy serio. Una espalda tatuada en japón significa ser miembro de la Yakuza, la mafia japonesa. Si ese tipo era japonés, Umbral por fin le habría encontrado. A él. Aquel tipo...

Como el hombre que tenía al lado no le quitaba el ojo de encima, no podía salir sin que le viera la cara. Y él no quería eso. Así que dijo:
-Bueno, yo voy a hacer la sardina por el fondo un rato.
-De acuerdo, yo le cronometro, a ver lo que aguanta.
Umbral se sumergió y salió por otro lado, sin que nadie le viera. Era característica su capacidad para ser inmune a la luz cuando le viniera en gana (hay quien usaba eso para catalogarlo de ser demoníaco) y se esfumaba de cualquier sitio como si nada.
Salió y se puso el albornoz, volvió a procurar cubrirse la cara y salió de prisa para encontrarse a ese sujeto. Pero ya era tarde, no estaba por allí.
-Maldita sea... Neon... te acabaré pillando... y entonces terminaremos de saldar cuentas...
Umbral volvió dentro un momento para mirar el reloj. Allí seguía aquel hombre, como un idiota, contando con cara de alucinado.
-122... 123... 124...
Dejándole con su tontería, vio que ya eran las 11 y pico. Así que corrió al salón de actos.
Entró y se sentó en un cojín frente a una mesa baja, sin compañía. Y a su frente, de nuevo aquellas melenas doradas bajo una gorra. La chica le vio y volvieron a su mente aquellos ojos rojos, los que ahora la vigilaban de un modo inquietante mientras su dueño daba vueltas a un vaso de té de cerámica. Parecía estar diciéndole "Ten cuidado. Te estoy viendo.". Y lo mismo a la otra chica y al chaval de pelo corto, totalmente ajenos, bebiendo y echando risas. Y el otro... no estaba. Faltaba el del chaleco. Crome. Era bien probable que él estuviera preparando la bomba. Y los 3 ahí presentes podrían ser los encargados de atacarle. O sea que ya no valía de nada vigilarlos. Pero no importaba si le atacaban, después de todo es prácticamente imposible que cuatro chavales pudieran hacer algo contra él. Sobre todo cuando él disponía de sus garras. Las garras…
Estaban en su taquilla, igual que su ropa. Pero todo el mundo estaba igual, en albornoz, lo que le daba la seguridad de que no llevaran armas. Pero no se iba a arriesgar. Mejor estar pendiente.

Las puertas se cerraron y comenzó un número cómico. Ninguno de los increpados en el asunto que se cocía prestaba atención.
Ya eran las 11:30. Los 3 jóvenes se pusieron en alerta. La rubia se sacó un pequeño revólver de debajo de la gorra. Mal asunto. Tenía una clara desventaja.
----
Para variar en los fics, no hay posts. A ver si al acabar la firma publicitaria y ponérmela suben...

3ª parte, fin del prólogo (discúlpese el lenguaje cani de los sicarios):


 -¿Pero dónde está Crome?- gruñó el tal Titán.-Con la puerta cerrada no va a poder entrar.
-Qué más dará. Nosotros 3 daremos a basto.
Al instante apareció un energúmeno en medio del escenario cortándole las risas al cómico.
-¡Vamos a ver, questoy mu loco! ¡Tengo aquí una peaso de bomba!
El público seguía riéndose.
-¡Me cago en los payos de loh cojones! ¡Que no estoy de risa!
-¡Tú, reselvático animal!- gritó Diana mientras le apuntaba con el arma - ¡A enseñarme los sobacos ahora mismo!
Lyn también estaba en pie y Titán se levantó como con pereza.
-A ver, capullo, vamos a hacer esto fácil, ¿eh?
Umbral se sintió aliviado. Parece que no iban en su contra.
El público seguía en su línea, riéndose.
-¡Joer con los chachos estos! ¡Compañeroooos!
Al instante otro grupo de energúmenos, que iban de incógnito, se quitaron los albornoces y dejaron ver sus uniformes.
-¡Capturar al quillo que tié lo ojo máh rojoh que un mostro!
Todos se lanzaron hacia la posición de Umbral. Este se levantó para enzarzarse en combate, y gritó :
-¡ALTO AHÍ!
Todos los criminales se detuvieron en seco por el miedo.
-Así me gusta.-dijo en un tono satírico.
Con todos los adversarios inmóviles, pasó de ellos y se lanzó contra el del escenario, que tenía la bomba. En cuanto le alcanzó, el tipo expresó una mueca de horror. Pero para su sorpresa, no murió. Umbral se había esfumado ante sus ojos. Mientras el público alababa los efectos especiales, al tipo le empezaban a temblar las piernas. Justo en un momento, le empezó a brotar sangre del cuello, y cayó al suelo.
-¡Jezucrihto...!
-¡Dios! - gritó Lyn.
-Uno menos. Quedan... muchos...
El resto de tipos volvieron en sí. Uno de ellos lanzó un cuchillo contra los jóvenes, y alcanzó la muñeca derecha de Titán.
-¡Titán...!
Tenía la mano totalmente separada del brazo.
-¿Estás bien?
-¡¿Cómo voy a estar bien?! ¡¿Tú sabes lo caras que son estas cosas?!
Le dió vueltas al brazo hasta que se desenroscó y se dejó ver una especie de tornillo y varios conectores. Tiró el brazo al suelo y sacó una bolsa de tela. La sujetó con los dientes y sacó con el brazo entero una especie de pieza parecida a una turbina. Se la enroscó al tornillo del brazo dándole un sólo impulso y una especie de puño mecánico salió por el extremo. Comprobó que los dedos se movían bien y dijo:
-Os avisé. Que lo hiciérais fácil. Y no lo quieren, y no lo quieren, y no lo quieren... pues nada. Thrash metal.
Retrajo el puño en el interior y en su lugar los bordes del hueco se iluminaron en varios puntos. Apuntó y disparó un cañonazo de luz azul celeste a uno de los energúmenos, que estaba cerca de una pared. Diana también andaba pegando tiros a diestro y siniestro, pero casi no se paraba a mirar a dónde apuntaba. Y sin embargo ninguna de sus balas fallaba, todas daban en el blanco. Lyn peleaba cuerpo a cuerpo con los que conseguían acercarse a ella, subida encima de una mesa para deleite de un ejecutivo con cara de vicioso. Y los que quedaban desatendidos iban recibiendo misteriosos cortes en el cuello y cayendo como moscas. Cuando no parecía quedar ninguno, Umbral reapareció detrás de uno de ellos con una minúscula daga cubierta de sangre en la mano. La había estado escondiendo en el vaso de té.
El público rompió en aplausos. Al parecer seguían pensando que todo era un espectáculo con muchos actores de paisano, fingiendo ser espontáneos.
Se abrieron las puertas. El público se iba levantando para irse a dormir, otros se quedaban esperando a la sesión de streaptease nocturna. Los primeros en salir eran dos tipos que llevaban también armas y ropa igual que las de los incordiantes, muertos de miedo. 
-¡Aquí viene la caballería!-, se oyó: Para no dejar que huyeran, allí estaba a la salida el cuarto miembro del grupo, Crome, con las manos enfundadas en unos puños americanos con clavos.
Cuando uno de ellos pasó por su lado, liberó en el criminal un puñetazo de una fuerza tremenda que le hizo pedazos la mandíbula y lo tiró al suelo.
-¡Se escapa ese! ¡Diana, dispárale!
Diana apuntó, pero en seguida se negó.
-¡No puedo arriesgarme! ¡Hay mucha gente en el pasillo, se me puede cruzar alguien!
Entonces Umbral salió rápido como un rayo de la sala, persiguiendo al sujeto. Antes de nada pasó cerca del vestuario y rompió de un golpe la taquilla, sacó sus garras y se puso los pantalones mientras corría, y volvió a encontrarse al pesado de antes, que seguía contándole el tiempo de apnea.Esprintó y, cuando estaba cerca del objetivo, se desvió a la izquierda y luego a la derecha antes de estrellarse. Cuando iba a tocar la pared derecha se encaramó y corrió un par de segundos por ella, adelantó al objetivo y volvió al suelo, pegando un frenazo que aprovechó para darse la vuelta y que le desgastó los pies. Se mantuvo con los brazos alzados, como esperando a aquel tipo, que no tuvo tiempo a reaccionar y se llevó un golpe con ellos, y cayó al suelo.

Volvió la calma. Llamaron a la policía para que recogieran a los criminales que quedaron vivos, mientras Crome se entretenía dándole la lata a uno de ellos.
- No-se pega-a la gente, no-se pega-a la gente,no-se pega-a la gente...-repetía una y otra vez, mientras le daba una bofetada en cada "guión".
-¡Ay! ¡Ay! ¡Uy!- se quejaba el tipo a cada bofetada.
-Deja de gritar, que así no me oyes.
Titán estaba sentado encima de unos cuantos sicarios amontonados mientras revisaba el corte del brazo ortopédico, a ver si lo podía arreglar.
Umbral optaba por algo más lógico. El que aquellos indeseables hubieran intentado capturarle le dejó claro que aquello era una trampa, y que la bomba hubiera sido un farol no dejaba lugar a dudas.
Así que se puso a interrogar a uno de los criminales.
-A ver, pardillo, ellos siguen las normas, pero yo soy un sanguinario exterminador de cánceres de la sociedad. Cánceres como tú. Así que dime qué pretendíais tú y tus novios capturándome, y te dejo vivo.
-¡Yo no sé ná! ¡Sólo soy un sicario, payo!
-¿Un sicario? Mmmh... parece lógico. ¿Quién os envía?
-Juramo no decílo...
Umbral le mostró las garras como amenaza.
-¡Lasher! ¡Nos ha enviao Lasher! ¡El de lampresa esa de bioquímica y tenología desa, que se llama igual!
-¿Me estás vacilando?
-¡Que no, que no! ¡Q'había nombrao algo de... Aris... toi... o algo así! ¡Pero no sé ná más!
Ese detalle tan raro hacía que hubieran dos posibilidades: o que el sicario no mentía, o que había estado fumando rotuladores Carioca. Pero aquello le había dejado bastante sorprendido.
-Vale... -le soltó la camisa suavemente- Puedes irte...
El sicario se alejó tan rápido como pudo.
-¡EH! ¡Como escapes para que no te pille la policía, usaré tu corazón como ocarina para mi disfraz de Link en Carnavales!¿Me oyes?
Dejando al margen temporalmente lo que había extraído del interrogatorio, se dirigió a hablar con los chavales. Tenía curiosidad.
-Buenas. Parece que nos hemos vuelto a cruzar.
-Sí...
-¿Sois policías?
-No-dijo Diana-. Somos de la Armada Mercenaria. El señor Min Zae, el dueño del hotel, llamó diciendo que había recibido una amenaza de bomba. Así que nos enviaron a nosotros exigiendo completo incógnito por nuestra parte, para no levantar sospechas y que la policía no viniera. Aunque todavía no acabo de ver por qué...
-¿Es posible que supiera que yo vendría y que no quisiera darme más problemas con la policía?
-Puede... ¿Qué pasa, has descubierto que te esperaban?
-Parece que sí. Al parecer me querían capturar, según le he hecho soplar a uno de esos sicarios. Y probablemente quisieran aprovechar la presencia de la policía.- mantuvo silencio unos segundos y miró hacia la puerta corredera de cristal.- Bueno... yo me voy largando antes de que vengan los policías a recoger estos desechos humanos. Ya sabes, aunque sólo elimine a lo peor de lo peor, que es un conjunto exagerado últimamente, no deja de ser ilegal...
-¡Sí, a ver si llegan rápido!- dijo Crome-¡Que yo quiero ver el número erótico que hay en el salón central!
Se fue andando mientras pensaba en aquello que había escuchado. "Aristoi"... Alguna vez lo había leído... y le parecía que era cuando estudiaba a Esparta en el instituto.    
avatar
Ranzord
Toa Legendario
Toa Legendario

Mensajes : 798
Fecha de inscripción : 21/10/2010
Localización : Bajo el quinto pino (pino gallego,eh)

Volver arriba Ir abajo

Re: GB: La Nueva Humanidad (1a parte)

Mensaje por Ranzord el Vie Dic 02, 2011 1:18 pm



Ok, sin comentarios otra vez...

Comienza el 1er capítulo.

1er cap.: La fuente friki:
A la noche siguiente, Umbral hacía lo que solía hacer en su tiempo
libre: dar vueltas por la ciudad nocturna en la que estuviera, en este
caso una ubicada en Japón.Así, al mismo tiempo, mantenía a raya a
cualquier maleante. Aburrido. No era una noche muy entretenida. Se
supone que eso era bueno, que la gente no se atrevía a hacer
gamberradas bajo su presencia, aún en pleno verano y con los
exagerados niveles de vandalismo y corrupción que habían en aquella
época (tanto, que mucha gente agradecía que eliminara a los
"ciudadanos cancerígenos").Lo triste era que seguramente, si el no
estuviera allí, más de un indeseable se dedicaría a cometer maldades.
A falta de algo más que hacer, decidió descansar. En un callejón,
saltó hacia una pared y, antes de caer, dio un potente impulso con las
piernas y se encaramó con las garras a la otra fachada. Trepó por
ella hundiendo las hojas implacables de sus garras en el hormigón y
rápidamente alcanzó la azotea. A bastante altura, se sentó en el
bordillo y observó las luces de la noche, que para él siempre habían
significado un intento del ser humano de salir a flote cuando las
sombras lo sepultaban.
El tiempo libre lleva a la búsqueda de ocio, la ausencia de ocio al
aburrimiento, el aburrimiento a la maquinación, la maquinación a la
inquietud y la inquietud a la infelicidad. Y así resultó. No había
encontrado "ocio", así que se aburría, y a su mente volvió aquel
término que había escuchado. "Aristoi". El estar relacionado con un
término de lengua muerta no le producía mucha calma. Y es que las
lenguas muertas siempre han sido útiles para dar nombres a planes
excéntricos. Antes de que su inquietud diera paso a infelicidad,
decidió aclarar sus dudas.
Sacó de nuevo el ordenador de bolsillo y hurgó en la lista de
contactos. Al poco encontró a un tal "Crashware". Escogió la opción
de llamar a través de Skype, y en cuanto vio que había línea se lo
puso a oído. Al poco se pudo oír una respuesta.
-¿Qué pasa...?- dijo una voz con dejadez.
-Crashware, soy Umbral.
-¿Umbral 01?
-Sí, ese...
-Qué troll el noob que se puso "Umbral" como nick en la comunidad
antes que tú, ¿eh?
-Sep...
-Bueno... ¿qué era lo que querías?
-Verás, me he enterado de que Lasher me quiere para algo llamado
"Aristoi".
-¿Qué...? ¿Lasher?
-Sí.
-¿El de la Q.B.T. Lasher?
-Síiii, el de la empresa de QuimioBioTecnología...
-Es que... se me hace raro. No sé que tienes que ver con ese tipo.
-Ahí es donde entras tú. Como sé que tienes acceso a bases de datos
privadas a golpe de hackeo, podrías conseguirme información, ¿no?
-No sé... mi antivirus está un poco flojo últimamente.
-Recuerda que te tengo como a un protegido en el foro... ¿Qué
hacías? ¿Algo importante?
-Oh, nada. Estaba jugando al Minecraft para relajarme... Dios, 3
generaciones y todavía le están poniendo actualizaciones- claramente
intentaba cambiar de tema.
Se mantuvo un silencio breve.
-Vaaale, te buscaré algo...-dijo el tal Crashware con resignación-
Lasher y Aristoi, ¿no?
-Sí.
Se empezó a oír el teclear de los dedos de Crashware en un teclado de
ordenador.
Crashware era un hacker ex-militante de la organización Anonimous que
se retiró cuando la organización bajó sus actividades. Nadie
conocía su nombre real, ni su ubicación, ni su aspecto, ni edad,
algunos ni si quiera su sexo. Salía de casa lo justo y necesario, y
pasaba todo su tiempo frente al ordenador, tanto tiempo libre como
para trabajar y ganarse la vida.
-¿Estás usando el Skype?
-Obviamente. No voy a gastar dinero en llamadas por la compañía, para
eso pago tarifa plana de internet.
-Bien dicho. ¡Que follen a Movistar!
-Que follen, que follen... ¿por qué lo decías?
-Porque tengo algo bueno, pero desencriptarlo me llevará un rato.
-Tranquilo... hoy tengo una noche fácil.
Esperaron un par de minutos y Crashware dijo:
-Bueno, pues esto ya está.
-¿Qué tienes?
-A ver... ¿recuerdas aquello del gen que desarrollaron los de la QBT
para crear supersoldados?
-Sí, que por error lo vertieron al mar, ¿no?
-Exacto... verás, según esto, ese gen se diluyó tanto que sólo
algunas personas se vieron afectadas, y en animales los síntomas eran
nulos. Resulta que lo que el potaje garbanzos ese hacía era que los
individuos afectados nacieran con una leve alteración
genética.Básicamente desarrollaban, además de unas capacidades
físicas superiores, un... poder especial propio. Cosas muy variadas,
como detener el tiempo, controlar la actividad tectónica... Palabras
textuales, en serio. Y se suelen caracterizar por tener los ojos algo
más grandes, de iris brillantes y colores muy variados.
-Como...
-¡Como tú, que te vuelves invisible!
-Ya veo...
-Qué interesante... espera, que hay más. Parece que lo del error con
el gen especial se difundió mucho y Lasher decidió echar el cierre a
ello. No dejó a la vista ningún dato negativo, el error que cometió
le costó casi todo el éxito que tenía su empresa y cada vez se
volvía más paranoico por el mal puesto en el que habia quedado por
sus errores. Hasta el punto de que empezó a pensar que aquellas
personas que habían sido afectadas eran dignas de ser la especie
superior... así que les llamó aristoi, que en la sociedad espartana
venían a ser, traducido literalmente, "los mejores". Y decidió reunir
a todos los aristoi del mundo.
-¿Reunirlos? ¿Qué va a conseguir con eso?
-No hay más...
Ambos se quedaron callados por su inquietud.
-En cualquier caso-dijo Crashware- yo vigilaría mis espaldas... Lasher
no está bien. Puede recurrir a cualquier barbaridad para poder llevar
a cabo otras barbaridades. Ten cuidado.
-Bien... si por casualidad encuentras algo más, avísame. Te cuelgo,
ya nos llamaremos.
Colgó, guardó el ordenador y se bajó cayendo mientras reducía la
velocidad con las garras ensartadas en la pared. Ya en el suelo caminó
pensativo mirando para abajo, mientras seguía dando vueltas a la
ciudad y se metió en una cafetería para tomar algo. Delante de una
taza de café negrísimo y sin azúcar, mostraba una expresión
pensativa. Se había dado cuenta de que si no se quitaba el pañuelo de
la cara no iba a poder bebérselo. Así que se lo tomó en el baño,
sentado en un váter dentro de un cubículo. Alguien abrió la puerta y
se lo encontró a punto de quitarse el pañuelo, agarrando un plato
pequeño con una taza de café con una galletita.
-¡¿Pero qué...?! ¡¿Qué hace usté aquí?!
-¡Plantar fresas, no te jode!
Tras terminar, salió y siguió paseando. A falta de algo que hacer, se
acordó de Neon. Si la noche anterior se lo había encontrado (o eso le
parecía), era muy probable que siguiera en la ciudad. No tenía mucho
que hacer, y ya que se había desplazado hasta Japón iba a intentar
buscarle y tener unas palabras con él.
avatar
Ranzord
Toa Legendario
Toa Legendario

Mensajes : 798
Fecha de inscripción : 21/10/2010
Localización : Bajo el quinto pino (pino gallego,eh)

Volver arriba Ir abajo

Re: GB: La Nueva Humanidad (1a parte)

Mensaje por Ranzord el Lun Dic 12, 2011 6:28 pm

Al menos creo que alguien me está leyendo (105 vistos... A ver a cuántos sube por capítulo)
2º Capítulo: La Familia Shinan:

Todavía había noche por delante. Pero debía darse prisa si quería sacar algún dato sobre el paradero de Neon. Empezó a pensar. Neon era el último miembro de la familia de los Shinan. Todos los otros yakuzas de la mafia estaban muertos. Con lo cual era imposible que hubiera vuelto a unirse al clan. Además esa era la decisión más sabia, porque habría sido muy fácil hallar su ubicación si siguiese en la vieja y enorme mansión Shinan. A parte, la mansión no estaba en la ciudad, y Neon debería de estar cerca porque lo había visto la noche anterior. Pero, ¿dónde iría entonces aquel sujeto? No se le ocurría nada. Tal vez hubiera dejado la extorsión y ahora llevaría una vida normal.Pero eso no le libraba de el daño que había echo a Umbral. Se vengaría de todos modos.
Como no tenía ni idea de dónde buscar, preguntó al que todo lo sabe: Google.
Volvió a sacar su ordenador de bolsillo, accedió a internet, al buscador, y empezó a buscar datos.
Al introducir el nombre de Neon sabía que sólo le aparecerían datos sobre lucecitas de adorno para prostíbulos, así que buscó el término "Shinan".
Google le dijo que "tal vez usted quiso decir: 'Shin-Chan'. Mostrando resultados de Shinan". Tras ignorarlo, accedió a la Wikipedia y observó diversos datos en la tabla de resumen de "Clanes y Mafias"
"Img-escudofamiliashinan.png
Descripción: El escudo de la familia.
Fecha de fundación: sin datos
Fecha de desmembramiento: X de X del 2199
Número de miembros aprox.: 70 (antes)
Sede: Mansión Shinan; X, Japón.
Crímenes contra la humanidad: Extorsión, asesinatos de varias familias deudoras, tráfico humano.
Aliados: Familia Min Zae.
Enemigos: Clan de los Kanoka, Umbral.
Notas: Mui vajaaaaas, ziempre supendian en el coleeeee jajajajajaj"
"Parece que un troll ha estado haciendo de las suyas por aquí", pensó.
No se nombraba a Neon. Parece que había logrado pasar desapercibido. Como el saber popular no ayudaba, decidió recurrir a fuentes serias: los archivos de la policía.
Buscó una comisaría y cuando encontró una, observó que había un policía haciendo el turno de noche. Así que se volvió inmune a la luz y atravesó la puerta sin miedo. El guardia no lo pudo ver, pero si Umbral empezaba a rebuscar en los archivos de datos y a hacer ruido le descubriría. Debía librarse de él, pero no valía la pena matar a un inocente de una puñalada directa al corazón. Eso no entraba en sus esquemas. Así que salió fuera y se encaramó al muro de la casa monofamiliar de enfrente, y observó que había un sistema de seguridad en la mampara de cristal que daba al jardín desde la sala. Agarró una piedra y la tiró contra el cristal, lo rompió y saltó la alarma. Empezó a sonar un pitido que despertó a medio vecindario y al policía de el puesto, que se levantó y salió corriendo a investigar. Umbral, inmunizado a la luz, corrió dentro y se metió en la base de datos de individuos con antecedentes, que estaba como documento de texto en el escritorio del ordenador. Encontró a Neon, y también un problema: los datos estaban en japonés. Umbral todavía sabía hablarlo por su pasado, por eso pudo comunicarse con los locales, pero no lo sabía leer, y menos escribirlo.
No podía ponerse a traducirlo y necesitaba llevarse los datos para examinarlos con calma, y tenía el tiempo limitado. Así que abrió su correo tan rápido como pudo y copió y pegó en un mensaje nuevo, lo guardó como no enviado y lo cerró todo, limpió el historial y no dejó ni rastro.
Salió deprisa, antes de que le vieran, y gracias a lo que había hecho ahora podía consultarlo desde su ordenador de bolsillo.

Tras alejarse lo suficiente, decidió buscar algún hostal para dormir durante el día, ya continuaría durante la noche siguiente. Prefería el horario nocturno.

-Necesito una habitación.
-¿Usted no es...?
-Sí, yo "soy". ¿Quiere un autógrafo o qué?
-No,no... Usted perdone, señor Monecai.
-¿Monec... quié...?- el dependiente le había confundido, pero prefirió usar su mala vista a su favor-Sí,sí, soy yo. Monecai. El mismo.
-¿Qué tal su problema de incontinencia?
Umbral se llevó una mano a la cara.
-Emh... Bien, bien...
Nada más recibir su número y pagar con el código digital de su tarjeta de crédito desde la pantalla de su ordenador apoyada en el lector, subió a su habitación y durmió todo el día, hasta la noche.

 Y de nuevo salió a la calle a buscar más datos sobre su enemigo.
Su ordenador recibió una llamada de Crashware estando en una azotea.
-Buenas.
-¡Umbral! ¡Hay un problema muy serio!- decía muy asustado y nervioso.
-¿Qué te pasa?
-¡Alguien me ha metido un spyware mientras descargaba datos de Lasher! ¡Puede que se hayan metido en mi lista de contactos! ¡Ahora irán a por - la llamada se cortó de golpe.
-¿Crash? ¡¿Crashware?!
La respuesta resultó ser una voz aguda e irritante.
-Hola, Umbral. ¿Qué es de tu vida?
-¿Y tú quién coño eres?
-Pero qué mal educado... Cómo se nota que creciste en un entorno duro.- la voz hizo una breve pausa- Deberías mostrar agradecimiento a quien debes el honor de ser como eres. 
avatar
Ranzord
Toa Legendario
Toa Legendario

Mensajes : 798
Fecha de inscripción : 21/10/2010
Localización : Bajo el quinto pino (pino gallego,eh)

Volver arriba Ir abajo

Re: GB: La Nueva Humanidad (1a parte)

Mensaje por Ranzord el Mar Dic 27, 2011 11:14 am

¡Bueno, hay alguien que me lee, de eso estoy seguro! O eso, o sólo vienen para ver un multi-doble post extralargo xD

GB:La Nueva Humanidad:-3er capítulo: Amenaza-:


-¿Qué, me estás tomando el pelo?
-Ay, pero qué simple es la men...
-¡Deja de dar por culo con indirectas y dime quién eres!
-Yo so...
-¡Que ya vale de indirectas!
-¡Déjame hablar!
-Pfffth...-resopló Umbral.
-Lasher.- dijo tras una pausa- Soy Lasher.
Hubo un silencio.
-Muy bien, me alegro.
-¿Cómo que "te alegras"? ¿No habías pedido a tu amiguito que me investigase?
-¡Aaah...! ¡Claro, Lasher!
-Bieeen, pequeño piltrafilla.-le dijo Lasher, como si hablase con un subnormal- Ahora escucha... me he enterado de que esos inútiles de mierda que mandé a por tí no tuvieron suficiente con fallar, si no que además se fueron de la lengua.
-Sí, sí... mucho, mucho... -no le hacía ni caso.
-¡Oye, no me digas "sí" como a los locos!
-No, no, qué va...
-¡Tú...! Agh... -soltó un suspiro y se le oyó contar hasta diez- Calma... -se decía a sí mismo- Estoy en un sitio agradable... cabalgando por un bosque... en una zarigüeya gigante... tranquilo... -tras unos segundos volvió en sí y habló con voz más firme- Mira, niño raro, te voy a hablar en serio. Quiero que te unas a mí. Eres un eleg-Umbral colgó la llamada.
-Hala, a cascarla.
En cuanto se guardó el ordenador en la gabardina, volvió a recibir una llamada por Skype. Estaba seguro de que era Lasher, y de hecho lo era. Así que lo dejó sonar.
Pasado medio minuto de escuchar la música de Nyan Cat, la música cesó. Pero al poco volvió a sonar.
-¡A ver! ¡¿Qué coño quieres?!- gritó al contestar.
No hubo más respuesta que un gemido lacónico, seguido de algo parecido a el llorar. La respuesta agresiva de Umbral había atemorizado a Lasher. "Joder, definitivamente está desequilibrado", pensó.
-Si te dejo hablar, ¿me dejarás en paz?
-Mmmh... sssí- dijo sorbiéndose los mocos.
Lasher empezó a hablar. Umbral apoyó el ordenador en la barandilla del tejado y se sentó cerca, ignorando lo que Lasher despotricaba.
-Sé, por tu reacción al ataque de los sicarios, que no te apetece unirte a mi plan. Te lo explicaré... Tú eres de los que han sido dignos de ser afectado por el gen artificial que creamos. Hay más como tú. Y sois mucho más fuertes que los seres humanos normales... Sois los Aristoi. En el futuro deberíais ser los que pueblen la tierra. La Nueva Humanidad.- Umbral había empezado a prestar cierta atención. Tenía interés en saber más sobre los Aristoi.
-Los detalles del plan son un secreto... Pero te puedo jurar que  los aristoi como tú saldréis ampliamente beneficiados.
Umbral no tenía interés en obtener algún beneficio en un plan cuyos detalles eran confidenciales hasta para los beneficiados, y más aún para el resto de seres humanos, a los que también abarcaría tal proyecto. Pero hubo algo que sí le llamó la atención.
-Además... yo podría mover hilos. Tengo contactos. Arreglar tu historial delictivo, devolverte tu vida, e incluso recuperar la posibilidad de estudiar medicina...
Eso a Umbral no le dejó para nada indiferente.
-¿Cómo sabes tú eso?
-El ordenador de ese tal Crashware tiene muchos datos. Y también Wikipedia. Sé que tú querías dedicarte a la medicina, siempre habías mostrado gran interés por las curiosidades del cuerpo humano... y que los problemas en tu vida te obligaron a abandonar y madurar a marchas forzadas. Y gracias a todo lo que sabes sobre el organismo te permitió desarrollar las más sorprendentes y versátiles maneras de matar. Pero tienes derecho a tener tu vida. Yo te la puedo dar... sólo pido tu colaboración. ¿Qué me dices?

Umbral se lo planteó. Ser de nuevo un ser humano más. Con otros iguales que él. Seguir con su vida, estudiar medicina, sentar la cabeza... Vivir de nuevo.

Pero al instante reaccionó.
-No.
-De otra persona no me extrañaría, pero de alguien frío y calculador como tú...-dijo Lasher- Me has decepcionado, creí que eras casi un igual intelectual para mí. Pero no importa, mi oferta y tu importancia en el proyecto siguen siendo las mismas. Te doy tiempo para que decidas.
-No lo necesito. Si digo que no, es que no.
-Me da igual, te lo doy totalmente sin compromiso, este plan todavía tiene muuuucho por delante... Pero como sé que cuando se te mete algo entre los cuernos no hay Dios que te haga cambiar de opinión, voy a ponerte un pequeño acicate.
-¿A qué te refieres?
Lasher respondió casi riéndose.
-Como bien sabes, soy el dueño y presidente de la mayor empresa científica de muchos campos. Entre ellos, la genética. Y esto supone que puedo crear cualquier tipo de variante de ser vivo especialmente diseñado a nivel de ingeniería genética para cumplir una misión. Por ejemplo, persuadirte.
-Ninguno de tus engendros puede cambiar mi parecer.
-¡Oh, no, no, no! No voy a ir por esa vía. Ya sabes que no me importa tanto si vienes voluntariamente u obligado. Así que además de darte una nueva vida si accedes, también te someteré a la persecución agobiante de una máquina de matar si te niegas. Pero lo dicho, tienes tienpo, puedes pensarlo.- Todo lo decía con un tono de voz de lo más correcto y tranquilo.
-Y... ¿Cuánto tiempo me das?
-Pues no sé... ¡Mira, soltaré al bicho cuando me venga en gana! ¡Después de todo, tengo la sartén por el mango!
-Lo veremos. No creo que pueda conmigo.
-No estés tan seguro. Está diseñado perfectamente para derrotarte. En fin… no hay más que hablar. Tú mismo estás en tus manos. Ad-
-¡BUH!
-¡Aaah!
Tras dar un susto a Lasher para volver a hacerle llorar, colgó y volvió a su noche y a su investigación sobre Neon.
-Mira que se aburre este señor...

PD:Zarigüeya gigante... ¡Joé, cómo coloca el Tipp-Ex! XD
avatar
Ranzord
Toa Legendario
Toa Legendario

Mensajes : 798
Fecha de inscripción : 21/10/2010
Localización : Bajo el quinto pino (pino gallego,eh)

Volver arriba Ir abajo

Re: GB: La Nueva Humanidad (1a parte)

Mensaje por Lianyu (Nagato Lover) el Miér Dic 28, 2011 11:21 am

Lo que yo 'flipo' es que en el futuro se mantenga este argot propio de la adolescencia... Y Movistar siga existiendo xDD

Lo de 'no se pega a la gente' me arrancó una sonrisa. Tienes dibujos ya de todos los personajes? Me agrada identificar personajes con sus imágenes.

Evaluando el escrito, está bién redactado y tiene el tiempo de desarrollo bien calculado, pero te empeñas en desarrollarlo con un lenguaje demasiado... juvenil, no sé si me explico. Todavía estoy pensando si eso es bueno o malo.
La trama no es mala, pero veo que el protagonista es una especie de cruce entre 'chico misterioso' y 'chungu sobrao', un tipo de mezcla que me desagrada. Aparte, que el malo, de parecer un tipo a respetar, lo pasaste en un sólo capítulo a un pringado redomado. Espero que haya otro malo detrás de él o quedaré francamente decepcionado.

Bien, en resumidas cuentas: seguiré leyendo. A ver si me enganchas. ;D

P.D: para el próximo post que hagas, edita los doblepost anteriores.


avatar
Lianyu (Nagato Lover)
Turaga
Turaga

Mensajes : 3302
Fecha de inscripción : 27/11/2010
Localización : Ahí no, desde luego.

Volver arriba Ir abajo

Re: GB: La Nueva Humanidad (1a parte)

Mensaje por Ranzord el Mar Ene 24, 2012 9:41 am

No me deja.

Bueno, traigo aquí el siguiente, que ya hacía que no subía nada.
(Y, sí, este capítulo es un poco obvio al principio) Por cierto, Lasher sí es bastante ridículo, pero no te preocupes. Guarda bastantes cartas en la manga, y una de ellas es su desorden mental, que ahora parece gracioso, pero ya intentaré volverlo macabro-bizarro-zalgo. El objetivo actual es Neon, Lasher lo guardo para la segunda parte. Y, a modo de respuesta improvisada a otras 2, podría decir que la expresión "Que follen a Movistar" es una frase hecha, surgida cuando los usuarios substituyeron totalmente los mensajes por el Wats App y pa compañía decidió cancelar el funcionamiento de esa aplicación para no perder dinero, un craso error que llevó a la quiebra la compañía (me lo acabo de inventar xD)

Cap. 4-Paradero desconocido:


Lo primero es lo primero. Tenía que saber si Crashware había tenido algún otro problema, asi que le volvó a llamar.
-¡Oye! ¿Todo bien por ahí?
-Sí, tranquilo. ¿Qué pasó? ¡Se me cortó la llamada!
-Lo mismo te iba a decir... acaba de llamarme Lasher.
-¡Agh! ¡Mierda, lo que me temía! ¡Ese spyware era para encontrarte en mi lista de contactos! Ahora podrá llamarte cuando le dé la gana...
-Ah, sí, me llamó unas 3 veces.
-Mierda...-se le oyó sorber aire entre los dientes, por los nervios- lo siento mucho, te he metido en un problema...
-Bah, no es un problema. Así puedo hablar con él y amenazarle.
-No, SÍ que es un problema. Ve ahora mismo a los ajustes y suprime el sistema de ubicación automática. Y pon una contraseña si puedes. Si te meten un spyware a tí también, se enterarán de dónde estás y podrán ir a por ti. Quién sabe si ya te han metido uno... Tendrás antivirus, ¿no?
-El que me recomendaste hace tiempo.
-Vale, creo que con eso te bastará. ¡Ah, y no folles con nadie! Ahora está de moda mandar putas seropositivas a los enemigos para hacer guerra bacteriológica a escondidas.
-De acuerdo. Y, mira, puedes dejar correr lo de los Aristoi por ahora, tengo algo que quiero que me traduzcas. Es sobre un tipo que estoy buscando y que me pareció ver por aquí en un altercado en el balneario Min Zae hace un par de días.
-Pues mándamelo por correo... ¿en qué está? ¿Encriptado, binario...?
-Japonés.
-Ah... no es un problema, tengo un traductor muy potente, pero creía que tú sabías japonés.
-Sólo hablado.
-Ah.
Después de colgar, enviárselo y hacer lo que le ordenó, esperó unos minutos y recibió un correo nuevo. Ahí debía estar la información que quería, guardada en un archivo de texto. Se lo descargó y pudo enterarse de todo lo que quería.
El archivo rezaba así:

"Nombre: Neon
Clan: Shinan
Grupo étnico: Asiático.
Estado: Buscado
...
Ubicación: Errante"

"Errante", pensó al leerlo. Eso significaba que su paradero no estaba claro, pero también que lo cambiaba constantemente. Entonces iba a ser difícil de encontrar... 

Si a Neon aún le estaban buscando, significaba que aunque buscase en los archivos confidenciales de las aerolíneas no conseguiría nada, porque habría dado un nombre falso para que no le descubriesen o se movería por otros medios. O sea que sería muy difícil sacar la posición del tipo.

-Emh... Crashware... -¿a quién preguntar si no?- ¿Tú no sabrás...?
-¿... la ubicación de Neon? No, pero tengo una teoría.
-Perdona que te esté dando semejante noche, tío.
-Aquí es de día... ya estoy hablando demasiado.
-Tranquilo, yo soy una tumba. ¿Qué decías de una teoría?
-Sí... Decías que lo habías visto poco antes de un altercado en el balneario ese, ¿miento?
-No.
-¿Ah, que no era así?
-¡No, no! Lo que digo es que tu afirmación NO es mentira.
-Bien, entonces mi teoría sigue en pie. Según he leído, en ese conflicto intervinieron unos agentes de la Armada Mercenaria, ¿verdad? Por que según se comenta, algunas veces, si los peligros son muchos o no se conocen exactamente, la Armada envía un miembro extra en el equipo, totalmente oculto y haciéndose pasar por alguien sin relación alguna a lo que pueda ocurrir. Y esto no lo saben ni los otros miembros enviados. Con esto intentan tener un "as en la manga" que sale a escena sólo en casos críticos. Y como Neon es errante y los miembros de la Armada viajan muchísimo... pues igual está ahí trabajando de encubierto. Es una teoría, pero podría ser verdad, ¿no?

La teoría parecía convincente. ¿Por qué no? Después de todo, no tenía ni idea de dónde buscar.
-¿Y dónde está la base de la Armada?
-Ahora mismo... Creo que en Europa, no puedo concretarte más. O al menos eso dice mi enlace. 

La Armada no tenía base fija: consistía en una nave aérea gigantesca que deambulaba por los cielos, sirviendo como una especie de ciudad móvil para ser habitada por los miembros. Esta excentricidad tenía su buena razón de ser: los líderes de la misma sabían que podían ser atacados como venganza u otros motivos. Después de todo no era como la policía, un órgano oficial del gobierno, si no una corporación mercenaria cuyos servicios costaban dinero y que eran más libres de actuar.
-Perfecto, entonces basta con que viaje hasta allí para encontrarla.
-Sí, claro, con todas las fronteras y aeropuertos con policías buscándote va a estar "tirao"...
-Bah... Siempre puedo secuestrar un jet privado y a su piloto. ¿Qué crees, que llegué a Japón por arte de magia?
Crashware resopló.
-Tú te lo pasas pipa con esto, ¿no?
-Me gusta mi trabajo.
avatar
Ranzord
Toa Legendario
Toa Legendario

Mensajes : 798
Fecha de inscripción : 21/10/2010
Localización : Bajo el quinto pino (pino gallego,eh)

Volver arriba Ir abajo

Re: GB: La Nueva Humanidad (1a parte)

Mensaje por Ranzord el Lun Mar 05, 2012 12:42 pm

Lo sé. Robar un avión no puede ser tan sencillo. Me da la sensación de que estos dos capítulos siguientes me salieron un poco raros :F

(Ya el título es chorras)
Cap 5º-Huevo de avión-:

Tras llegar a el aeropuerto, se alzó frente a la gran puerta de entrada. Necesitaba secuestrar un avión. Inmunizado a la luz, cruzó raudo el edificio levantando el viento a su paso, así como los billetes tirados por el suelo. Pese a las tardías horas, había mucha actividad por el complejo.

Umbral buscaba algún avión que le fuera bien para el trabajo. Y ahora se daba cuenta de que el plan no era muy bueno; de hecho ni si quiera había plan.
Un avión, lleno de gente, con controladores aéreos orientándolos y seguridad abundante era algo muy complicado y peligroso. Se planteó la posibilidad de hacerse pasar por un turista, pero independientemente de que las llevara o no puestas detectarían las garras de metal y no se las dejarían llevar, y no le apetecía volver a arriesgarse a hacer el paripé de dejárselas a alguien y obligarle a enviárselas por correo como hizo para viajar a Japón. Corría el riesgo de perderlas y de que el individuo las vendiera por millones en internet.

Decidió despejarse, a ver si se le aclaraban las ideas. Además tenía algo de hambre, y no era una buena idea asaltar un avión con el estómago vacío, y menos hablando de un vuelo de tantas horas. Se acercó a un bar y "robó" un par de bocadillos. En realidad sí pagó por ellos, pero sólo un precio razonable, le parecía una exageración el que tenían, y además tiró el dinero a la caja sin previo aviso. Comérselos en el acto resultó un error: la digestión le bajó la sangre a los intestinos y le costaba pensar sin mucha sangre en la cabeza. Ya estaba pensando en dejarlo correr, cuando encontró la solución: pudo ver un jet privado pequeño a través de una gran cristalera. Siendo tan pequeño, era más fácil que no pillara nadie a bordo y le incordiase, y era más difícil de detectar.

Cuando bajó a la pista pudo ver que parecía preparado para hacer un vuelo, con el depósito recién desconectado de el tubo de combustible. De hecho, acababan de colocar una pasarela de escalones para subir, y un guardia de seguridad con una linterna esperaba cerca.

Siguió camuflado y subió por la escalera. El sistema era relativamente sencillo, sólo tenía que colarse en el avión y hacer que el piloto, que seguramente ya estaría preparado para despegar en la cabina, llevara el jet hasta Europa, le daba un poco igual dónde exactamente.

Para su desgracia, la compuerta del jet tenía una pequeña pantalla táctil que se iluminó cuando intentó mover el pomo. Pedía una contraseña. 
-¿... coño es esto?
Ahora era cuestión de encontrar la contraseña. Era mejor no arriesgarse, tal vez introducir una contraseña equivocada supondría que saltara una alarma. A falta de a quién preguntar, optó por "preguntar" al guardia de seguridad. Saltó y se le echó encima, cubriéndolo con la gabardina. El individuo inmovilizado por el miedo no intentó huir al ver a Umbral.
-Dame la contraseña de la puerta- dijo Umbral muy directo.
-¡No... no puedo! ¡Me despedirán!
-¿A quién quieres más, a tu jefe o a tu vida?
-¡A mi jefe! 
-Menudo hipócrita...- Umbral notó que el tipo se tomaba muy en serio su trabajo. La famosa  eficiencia japonesa. No le convenía matar a su única posible fuente de datos y dejar un cadáver inocente en la pista. Así que inventó algo. Se sacó una especie de pastilla envuelta en un papel como un caramelo del bolsillo.
-Mira- le dijo mostrándole la pastilla-, esto es una pastilla que al tragarse impide la segregación de ácidos en el estómago, sirve de analgésico y evita el dolor de modo instantáneo.
-Y... ¿yo, eso, para qué lo quiero?
-Para esto.
Con el dedo índice, le perforó en la barriga y le hizo un pequeño agujero en el estómago, en la parte inferior. El dolor de la perforación hizo gritar al guardia.
-¡AAAGH! ¡No, para!
-Ya está hecho. No te preocupes, esto te lo curan en 10 minutos en urgencias, que ahora tienen máquinas de coser quirúrgicas. Por cierto, ¿has cenado ya?
Lo peor venía ahora.
- Los ácidos estomacales se te están esparciendo fuera del estómago y caen por otros órganos y la carne, lo que te producirá una sensación de escozor muy intensa, como si te quemaras.
-¡Dios...!- los ácidos ya hacían efecto.
-¿Quieres ahora la pastilla?
-¡Dámela, por amor de Dios!
-Bueno, te la daré... si tú me das a mí la contraseña. Quema, ¿eh?
-¡Es...!-dijo conteniendo el dolor-¡1-7-5-3-6-9-0-0-3-4-2-7-8-9-1-0... 1-4!
-¡Eh, eso es muy largo!-sacó algo más de la chaqueta- ¿me lo apuntas en este papel?
-¡JODER...!
Tomó el bolígrafo que le ofrecía Umbral y lo escribió con una horrorosa caligrafía.
-Se nota que estás muy acostumbrado a la mecanografía- los papeles y bolígrafos casi no se utilizaban en el ámbito informal, porque resultaba más barato y mucho más ecológico el formato digital.
Umbral se iba a levantar cuando, al observar el papel, dijo:
-Oye, espera,¿esto es un 6 o un 0?
-¡Un 0...!
Se levantó y se volvió para irse, cuando el vigilante se quejó:
-¡Oye...! ¿Y mi pastilla...?
-¡Oh, ya la había olvidado! ¡Toma!-se la tiró mientras se alejaba de espaldas- Creo que hay un hospital a menos de 5 kilómetros por allí. ¡Y no comas ni bebas hasta que te suturen!
El tipo salió corriendo mientras Umbral se peleaba con la contraseña. La metió con sumo cuidado, para evitar peligro de que saltara una alarma si fuera errónea. 
En cuanto pulsó "enter", saltó una alarma.
- Japo cabrón...-gruñó.
Rompió la puerta a patadas y se coló dentro. Efectivamente, allí estaba el piloto a los mandos, dormido e ignorando el jaleo que se empezó a armar fuera. La contraseña era falsa, pero por lo menos la pastilla que le había dado a aquel sujeto no era más que un caramelo de fresa.

Bueno, el interrogatorio no estuvo mal, ¿no? XD
avatar
Ranzord
Toa Legendario
Toa Legendario

Mensajes : 798
Fecha de inscripción : 21/10/2010
Localización : Bajo el quinto pino (pino gallego,eh)

Volver arriba Ir abajo

Re: GB: La Nueva Humanidad (1a parte)

Mensaje por Ranzord el Jue Mar 29, 2012 10:29 am

El título no miente. Ahora, no tengo ni idea de como funciona un avión (menos aún un avión del futuro), si veis alguna incoherencia, disculpas.

Cap. 6: Persecución:
Estaba dentro del avión. Fuera se estaba armando mucho jaleo, y si no se largaba de allí podía acabar bloqueado. Tocó el pomo táctil de la puerta, y se le apareció otra pantalla holográfica pidiendo una contraseña. Tras cagarse en los muertos de alguien, tiró con la puerta con un golpe preciso y con bastante ira contenida. Caminó con un paso acelerado que delataba mal humor y miró al piloto, dormido encima de los mandos, como un profesor miraría a un alumno vago sentado en su pupitre.
-El de seguridad es un lameculos y el policía y el piloto duermen en horas de trabajo... lo que hay que ver...-asestó un porrazo en los mandos con la mano-¡ESPIERTA, COÑAAA!
-¡Sapristi... oooohtras, que susto!-dijo aliviado- Creí que era el jefe.
-Sí, bueno.
-¡¿Qué hace usted aquiiiIIIIH?!- dijo al identificarlo.
-Calladito. Si usted colabora todos salimos contentos. Mire... necesito que me lleve hasta Europa, luego ya le seguiré indicando...
-¡¿Por qué hay tanto jaleo ahí fuera?! ¿Qué ha pasado?- todavía se estaba despertando.
-Usted no pregunte y lleve el avión donde le pido. Creo que no hace falta que le diga lo que le pasará si no obedece... ¿verdad?
-¡Oiga...! ¡No pretenderá que me ponga a manejar 1000 y pico botones cuando me acabo de despertar,¿No?!
-¡Oh! ¿El señorito desea un café americano con pastas y "La Gaceta Matutina" para leer?-le pegó una colleja-¡Está jugándosela conmigo! ¿Le parece como para "acabarse de despertar"?
-¡Pero es que esto es muy...!
-¡DESPEGA!- le ladró al oído.
-Está bien- dijo amedrentado.
Se puso a encender cosas y levantar palancas, parecía casi como si bailara capoeira encima de una pantalla llena de luces e iconos.
Mientras, en el exterior, varios focos enormes acababan de apuntar al aparato, y se podían ver algunos encargados de seguridad y policías yendo hacia allí.
-¡Ah, mierda!- gruñó Umbral al darle la luz en la cara- ¡Sáqueme de aquí de una vez! ¿Qué está haciendo?- dijo mientras se hacía sombra en los ojos con el brazo.
-¡Muchas cosas!
-¡A mí no me engaña! Esa cantinela de que pilotar es muy difícil ya no les vale a ustedes desde hace muchos años.

Por fin, la compuerta de entrada se cerró.Las enormes turbinas bajo las alas empezaron a girar, el aire levantó la máquina del suelo y la mitad, al tomar velocidad, se colocaron horizontales, se liberó el combustible y se produjo la ignición en espiral en el interior. Ya no había peligro de que les alcanzaran. La máquina se empezaba a desplazar lentamente por la pista, a unos metros del suelo, e iba tomando velocidad paulatinamente. 
-Muy bien, le agradezco la colaboración. Ahora no haga cosas raras o lo de los kamikazes parecerá un chiste.
Las turbinas delanteras inclinadas hacia abajo iniciaron la ignición y la estructura se empezó a alejar al suelo. Finalmente, todas las turbinas se colocaron en horizontal y la máquina tomó velocidad suficiente como para que las alas lo sostuvieran en el aire. Ahora, oficialmente, sí estaban volando.
-Bien, y, ¿cuánto nos llevará llegar?
-Unas 7 horas.
-Demasiado... ¿estamos en el siglo XX o qué?
-Mire, no puedo ir más rápido.
-¿Y se puede saber por qué?
-Se puede, se puede. Mire, como esto es un vuelo clandestino, no puedo activar los sistemas de comunicación, ¿no?
-Dios le libre.
-Bueno, pues al no activar los listones de sincronización dorsales de la nave, no puedo enviar los cálculos de ajuste de rendimiento. Así que como no me los pueden calcular desde el servidor, se tienen que realizar todos en el ordenador de abordo, lo que supone menor espacio de memoria temporal y mayor consumo, así que el cálculo automático ralentiza el ordenador de abordo. Por eso, la retroalimentación del sistema va ralentizado. También los hay ahora de esos Nova-Core, que ya hacen el cálculo automát...
-Vale, no entiendo nada, pero pare, que esta noche voy a tener pesadillas.

La estructura cruzaba el cielo de el continente a alta velocidad. La vista invitaba a la calma, pero no era para nada bueno el confiarse. Sin previo aviso, una bestia de metal de color negro cortó desde dentro un cúmulo de nubes con dos enormes alas. El avión se colocó unos 20 metros sobre el jet y se pudo ver infinidad de dibujos brillantes en la parte inferior de las alas. Eran los listones de sincronización, activados para ser visto en tierra y como indicador de que actuaba legalmente, así como que podían entablar una conexión inalámbrica. Pero eso daba igual, el jet pretendía mantenerse fuera de onda.

-¿Qué es eso...?
-Pues si mis años en aeronáutica no me fallan... "eso" es un caza All Battles L-90,un avión militar muy usado por la policía por su velocidad, capacidad para largos vuelos en persecuciones y torretas de alta precisión, y comunmente llamado "Albatros".
Umbral mostró una mueca de incomprensión.
-Eso... es malo, ¿no?
-Lo es.
avatar
Ranzord
Toa Legendario
Toa Legendario

Mensajes : 798
Fecha de inscripción : 21/10/2010
Localización : Bajo el quinto pino (pino gallego,eh)

Volver arriba Ir abajo

Re: GB: La Nueva Humanidad (1a parte)

Mensaje por Ranzord el Vie Abr 20, 2012 10:19 am

Bueno, me da mucha pereza todo ponerme a pelearme con el iPod para subir capítulos, pero yo sigo encabestrao.

Cap. 7: Idea Loca:

-La hemos hecho buena... -el piloto se ponía nervioso- nos van a pillar, ¡y me meterán en la cárcel por cómplice! ¡No quiero ir a la cárcel...!
-Tranquilo... estás viajando con alguien que esquiva la policía a diario -dijo intentando calmarle- Dime qué opciones tenemos.
-Pues... tal vez podríamos negociar con ellos si activásemos los sistemas de comunicación. ¿Los enciendo?
-¡No!-dijo tajante- Lo más probable es que estén intentando establecer comunicación para decirnos que si no aterrizamos nos dispararán... Si no lo oímos, podemos alegar que no los hemos visto, y probablemente no nos podrán disparar porque no nos han advertido. La preservación de la vida tiene preferencia en la policía. Así- se dio la vuelta para salir de la cabina- tal vez ganemos tiempo...
-Pero no nos los quitamos de encima.
-No me metas prisa... voy a andar por el pasillo, a ver si se me aclaran las ideas.

Más que para maquinar, paseaba para aliviar cierto nerviosismo. Tenía una idea en la cabeza, pero era una locura. Se planteó otras, como despistarles entre los cúmulos de nubes, pero podrían detectarles con un radar. Huir sería inútil, les alcanzarían sin dificultad. No se le ocurría nada más, así que recurrió a la idea loca.

Entró rápido en la cabina y dijo:
-Vamos a hacer una cosa. Vas a subir el avión por encima de esa cosa y te acercarás cuanto puedas.
-¿Que vas a hacer...?
El jet se iba levantando y esquivó las grandes alas. Una vez arriba, se acercó a la parte superior. Umbral se acercó a la compuerta y pareció hacer unos gestos con el pulgar, frente a la ventanilla.
-Antes de que me lo preguntes... estoy midiendo distancias.
-¡¿Es que vas a saltar!?
-Sí.
-¡Te arrastrará el viento! ¡Te vas a matar!
-Nah... La distancia es suficiente, y estas garras perforan muy bien, incluso los metales.
-¿Y si no te sale bien?
-Tranquilo, testificaré a tu favor en el juicio.
-¡Esto no tiene ningún sen...!- Umbral acababa de tirarse por la compuerta.

El viento lo frenaba y reducía su velocidad, tenía que tomar contacto con las alas pronto o no lo alcanzaría y caería al vacío. 
Por suerte, logró ensartar las garras en las planchas y perforar el metal. Con gran dificultad, intentó trepar por el avión, clavando siempre las manos, luchando contra un viento que se habría llevado por delante a cualquiera. Pero Umbral no era un tipo "cualquiera". Avanzó hasta la compuerta y sacrificó el agarre de una de sus manos para intentar abrir la puerta a golpes. Tras muchos intentos y estar a punto de matarse, la abrió y se metió dentro. En cuanto se dio la vuelta, se encontró con varios militares armados apuntándole. Los golpes en la puerta debieron alertarles.
-¿Por qué me miráis así? ¿Tan feo se me ha quedado el pelo con ese viento?- se lo tomaba a broma.
-¡No juegues conmigo, criminal! ¡No juegues conmigo!-le dijo uno de los militares.
-No me dispararéis, de eso estoy seguro.
-¡La ley no te ampara! ¡En todo el mundo, toda fuerza militar tiene derecho a disparar a matar contra tí!
-Ya... Pues, me voy yendo. Chao-abrió la puerta y se tiró de nuevo, aún sin estar el jet preparado para recogerle en la caída.
-¿¡Pero... qué hace!? ¿¡Cómo ha conseguido un tipo así conservar su vida con semejante mente!?
avatar
Ranzord
Toa Legendario
Toa Legendario

Mensajes : 798
Fecha de inscripción : 21/10/2010
Localización : Bajo el quinto pino (pino gallego,eh)

Volver arriba Ir abajo

Re: GB: La Nueva Humanidad (1a parte)

Mensaje por Ranzord el Miér Jun 20, 2012 8:54 am

Cap. 8-Rayo Azul:
GB:La Nueva Humanidad: 8º cap: Rayo Azul

El piloto del jet estaba muy inquieto, más de lo conveniente. Conectó los sistemas inalámbricos e intentó establecer un diálogo, para pedir por favor que no abrieran fuego. Nada más encenderlos, recibió una llamada entrante.
-Descienda de inmediato o abriremos fuego.
-¡Por favor, no disparen! ¡No disparen! ¡No me hagan nada...!
-Aterrice y no le pasará nada.
-¡Por favor, POR FAVOR! ¡Soy inocente! ¡NO ME MATEN!
-Haga el favor de escu--¡SÓLO... ME OBLIGÓ Él...! ¡¡¡NO PUEDO!!!- el nerviosismo le había llevado a llorar, estaba hecho un manojo de nervios.
-¡Mierda, este tío no escucha lo que le dicen! ¿Qué hago?-se oyó ladrar por el fondo, mientras el piloto se mordía las uñas.
-¡Joder, soldado! ¡Dispare, le está tomando el pelo!
-¿Y si no nos ha oído? ¡Nos abrirían un expediente!
-¡NO ME MATEEEEN!- aullaba el piloto.
Cometió un error al establecer comunicación, pero a lo tonto les estaba consiguiendo marear. Tal vez incluso hubiera ayudado a Umbral provocando desconcierto en la cabina.

Mientras, en el otro lado del Albatros, los dos militares todavía estaban asimilando que Umbral se hubiera tirado por la compuerta.
-Esto es... absurdo.
-Esto va a ser para contárselo a los nietos... y cuando lo hagamos, nos meterán en un asilo, por dementes. En fin, cerremos esta puerta e informemos al capitán... A ver si nos cree. Total, este nunca se muere, igual sólo se parte un hueso.

Cuando puso la mano en la puerta, algo se le estrelló en el pecho y le perforó el tórax, y acto seguido pareció empujado hacia fuera. El otro militar, asustado, quiso volver a empuñar su arma, pero algo se la sacó de las manos de un golpe y la tiró por el suelo. Y luego se partió por la mitad, saltando el cañón en pedazos. Delante de él se materializó la figura de la perdición de su compañero.
-Si me hubiera vuelto invisible ante sus ojos no serviría de mucho, ¿no cree?-dijo Umbral- por si le interesa saberlo, no es difícil engancharse a los bordes de esa compuerta, incluso si se cae después de un salto.
Abrió la puerta de la cabina con gran facilidad, y al instante, un grupo de hombres le apuntaron con varias escopetas. A su vez, Umbral presentó a el soldado anterior como escudo humano. Le tenía agarrada la cabeza con las garras índice y corazón enganchadas a los orificios nasales.
-Mierda... ¡suéltalo, cobarde!
-¿Para que me disparéis? ¡Vamos, hombre!
-¡Mi capitán, dispare! ¡A bocajarro es muy difícil que me alcance, sólo apunte a su cabeza!-dijo como pudo el soldado inmovilizado.
-¡Calla, coño!- dijo mientras le tiraba de la nariz, provocándole un gran dolor.
-¡Es verdad!¡Apunten, soldados! Ríndete ahora o te volamos el flequillo.
Umbral optó por rendirse, bajando a el soldado. Y en su último momento, tiró hacia arriba y le levantó el tabique nasal y parte de la cara, y el tirón a la vez le partió el cuello, provocando la muerte. Con el cadaver como escudo arrolló a los allí presentes y consiguió meterse en la cabina, pero fue un error. Allí dentro había tanta gente armada como podía caber, estaba rodeado. En el medio, un operario de radio se gritaba con alguien.
-¡Que aterrice, joder!
-¡NO QUIERO IR A LA CÁRCEL!- lloraba alguien por la radio.
-Le dije que no encendiera los sistemas...-gruñó Umbral.
El silencio era absoluto, nadie se movía. Lo único que rompía aquella calma inquieta eran los gemidos de la radio. Pero en un momento parecieron cesar.
-¡Yo...! Que... eso... ¿Qué es eso...?-se le oyó sorber los mocos-Es como un... ¡No puede ser! 
-¡¿Qué coño es eso?!- gritó Umbral con cara de asombro.
-¡Ja, ja, ja! ¿De verdad, Umbral? ¿Creías que algo tan burdo iba a funcionar?
-Yo no veo nada...-dijo un soldado que se había vuelto para mirar por el cristal.
-¡¿Es usted idiota, soldado?!- le pegó una colleja.
-¡En serio! ¡Mirad allí, en frente!
Al fondo se veía una especie de brillo de color índigo, y parecía aproximarse.
-¡Se suponía que era una leyenda!-dijo el piloto en la radio.
-¡Maldición! ¡Desvíen este chisme! ¡Nos vamos a estrellar!- dijo el capitán.
-¡No nos da tiempo! ¡Viene hacia aquí a una velocidad de vértigo! ¡Prepárense para el impacto!
A todos y cada uno de ellos se les heló la sangre, segregaron adrenalina y contuvieron más aire que nunca en los pulmones.

Aquel proyectil brillante perforó el morro del avión y salió casi por la cola. Pero tal era la velocidad que más bien pareció, por un segundo único, que un rayo azul hizo estallar todo el avión de punta a punta. Las piezas saltaban en pedazos, el fuego se esparcía por todas partes, y la gente volaba por los aires, a veces desmembrada.

Lo más sorprendente fue que el proyectil se paró en seco y la luz índigo se esfumó. Estaba suspendido en el aire. Y se pudo distinguir sus formas. No era ni un proyectil. Se diría que tenía extremidades, y una cubierta plateada muy brillante y aerodinámica.
-¡La leyenda...! -exclamaba incrédulo el piloto del jet- ¡Era real!

La figura volvió a moverse. Sin previo aviso, pasó de cero a velocidades sónicas, dibujando un arco azul en el cielo y volviendo a la nube de chatarra. Tal vez iba a ensartarse otra vez en el hierro de la nave, o buscaba herir a alguien en concreto.
avatar
Ranzord
Toa Legendario
Toa Legendario

Mensajes : 798
Fecha de inscripción : 21/10/2010
Localización : Bajo el quinto pino (pino gallego,eh)

Volver arriba Ir abajo

Re: GB: La Nueva Humanidad (1a parte)

Mensaje por Ranzord el Sáb Nov 24, 2012 7:45 am

Y tras mucho tiempo... me da por traer el 9º capítulo. Sry, me puede la pereza.


Ya advierto que las movidas místicas, cosas etéreas, dragones y otras tontás empiezan aquí. Recomiendo recordar que la historia tiene parte de fantasía en su temática antes de leer este capítulo...

Cap 9º: El Destino:


Umbral abrió los ojos. Todavía estaba entero, una gran suerte. Aún estaba en el aire y la visión del suelo, tan alejado, le asustó, y la caída le producía una gran aceleración del pulso. Entre los amasijos de hierro y la gente pudo ver el cuerpo luminoso que había reventado el avión. La vertiginosa velocidad del rayo azulado perforaba el aire y los trozos de acero. Acababa de fijar el blanco y se dirigía hacia a él. Hacia Umbral. No pudo ni darse cuenta de cuando le alcanzó.

Una especie de ala rígida lo agarró con unos pequeños dedos, y en lugar de desgarrarlo, le empujaron, y después le soltó. En lugar de seguir cayendo su dirección cambió y fue lanzado hacia el jet aliado. El golpe resultó fuerte, pero logró agarrarse y volver a entrar dentro.
-La Virgen...- se echó la mano en la cara.
-¡¿Lo has visto?!
-¿Que si lo he visto...? Como que lo he vivido...-estaba falto de aliento-¿Tú sabes que era eso?
-¡Sí, sí! Es una leyenda urbana extendida entre los pilotos... eso debía de ser uno de los llamados dragones keon. ¡Lo que no sabía es que existían!
-¿Un... keon?
-Les ponen el título de guardianes del cielo. Dicen que algunos pilotos se los encuentran volando por la zona de la estepa, donde vive poca gente... y que se pelean con los aviones. Son como justicieros, todos los que fueron atacados tenían algo malicioso, como cargamentos de substancias tóxicas o cosas así; pero si salvan a alguien es que realmente saben que es necesario.
-¿Es que ese dragón cree que debo ir a... hacer mis cosas?
-No lo cree, lo sabe. Tienen una especie de inteligencia mística superior... no sé lo que vas a hacer, pero antes o después será necesaria tu vida. Si un keon te ha salvado, es por algo. Vamos... eso dicen las leyendas.
-Sí, sí, lo que digas. Tú sigue con el avión... hay que irse de aquí.- luego le picó la curiosidad por eso de los keon. Que unos seres místicos consideren su vida valiosa se le hacía llamativo- ¿Cómo es que nunca he oído hablar de los dragones esos?
-Dicen... bueno, dicen, que pueden tomar aspecto humano, y que mucha gente de la que vemos normalmente son keon-dijo mientras estaba a los mandos-, pero que tienen como "refugio" algún lugar en el Himalaya. Hay alpinistas que dicen que los ven por allí, pero que pueden ser producto del mal de altura. De ahí que se dude de su existencia.
-Vaya...-le sonaba a cuento chino, pero la situación era suficientemente rara como para encajar.

Notó crujidos en el estómago, los ácidos estomacales le pedían algo que descomponer.
-¿No tendrás algo de comer por ahí, verdad?
-Se supone que hay comida en la despensa, al final de el pasillo... ya que vas para allí, tráeme una fiambrera.
Le miró de reojo.
-Si no te importa...
-Parece mentira. Que vaya a traerle la comida a un tipo que he secuestrado...-luego volvió con las fiambreras. Quitaron las tapas e hicieron lo propio, aunque a Umbral, que se había puesto de espaldas para que no se le viera la cara, le costaba lidiar con los palillos.
-Jolines, la de años que llevo sin utilizar estos chismes...
-También hay un tenedor para los occidentales con cabeza dura- se rió, pero le cambió la expresión en cuanto fue consciente de la actitud de Umbral.
-Gracias. Lo usaré.
Era extraño, pero aún sin saber ni su nombre, había llegado a entablar cierta complicidad con su "víctima".
-¿Sabes? Creo que en el fondo... no eres tan malo. Eres buena gente.
-¡Calla...!-respondió con hostilidad-... y cómete eso.

Si lo que afirmaba el piloto de los keon era verdad, significaba que no era malo. O que su destino especificaba que era necesaria su existencia por el bien común...
avatar
Ranzord
Toa Legendario
Toa Legendario

Mensajes : 798
Fecha de inscripción : 21/10/2010
Localización : Bajo el quinto pino (pino gallego,eh)

Volver arriba Ir abajo

Re: GB: La Nueva Humanidad (1a parte)

Mensaje por Danknestl el Sáb Nov 24, 2012 10:29 am

Vale ranzord, te había leido como los dos primeros....pero te empezaré a leer Smile me ha gustado algo hasta ahora...

P.D. no se, que me dio la gana nomas, edito cuando lo lea todo...
avatar
Danknestl
Glatorian Contratado
Glatorian Contratado

Mensajes : 1559
Fecha de inscripción : 21/10/2010
Localización : en una pixa

Volver arriba Ir abajo

Re: GB: La Nueva Humanidad (1a parte)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.