La Búsqueda

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La Búsqueda

Mensaje por Nexum el Miér Dic 26, 2012 1:29 pm

Hola, miembros del Foro!!

Últimamente he estado pensando, y recordé que hace un año escribí un fic bastante largo, pero con partes que algunas personas no podían entender, debido a que nadie conocía la historia de mi linea, por el momento paralela a la acción de la historia original. Y me puse a escribir la historia desde el principio, comenzando por este fue que más tarde tendrá vital importancia en la historia. Aclaro que esta historia se desarrolla 200 años después de la derrota de Mata Nui por parte de Teridax.

Prefacio
Amigos aquí congregados, dejadme contar una vez más esta leyenda de los Bionicle. Antes de que el tiempo fuera tiempo, existía una isla, muy remota y oculta, a la que sus habitantes llamaban Kia Nui. Era una isla pacífica, en la que rara vez había problemas, ya que su guardián, Makuta Kractaus, velaba por todos los Matoran que la habitaban. Pero entonces, uno de los más malvados Makuta, Teridax, derrocó al antiguo líder de la Hermandad y reveló a todos los Makuta contra el Gran Espíritu…
De esta forma, Kia Nui cayó en una profunda oscuridad bajo el reinado de Kractaus… y no había nada que pudiera detenerlo.






Capítulo 1

Wheruk inspeccionó una última vez la calle. Había visto algo moverse. Normalmente, a nadie le extrañaba ver algo pasar a toda velocidad por un callejón, o al menos no en aquella región de la isla, pero el Ba-Matoran estaba muy alterado últimamente. No tuvo tiempo de rastrear demasiado hasta que una garra lo cogió del hombro y lo giró. El horrible y deformado rostro de Horad lo miraba con su único ojo ardiendo de furia.
-¡No te pago para que holgazanees, maldito vago!- El Skakdi se veía muy enfadado por el comportamiento de su empleado.
-L-lo siento, señor, pero… he visto algo moverse… por allí.
Horad miró en la dirección en la que señalaba Wheruk. Entrecerró el ojo, tratando de encontrar una figura reconocible entre las sombras. Su intento no duró demasiado.
-Bobadas de Matoran. Además ¿qué importa eso? Muchas cosas pasan a diario a gran velocidad, y a nadie le parece extraño. Ahora, ¡vuelve al trabajo, si no quieres que te acabe despidiendo!
Wheruk hizo unas exageradas reverencias antes de regresar corriendo al embarcadero. Se acercó a su compañero Nimior, un Ta-Matoran de un intenso color carmesí.
-No puedes distraerte tanto, amigo mío- dijo, mientras le daba unas palmadas en la espalda.- Puede que a ti no te importe, pero yo, personalmente, preferiría no afrontar la ira de ese bruto.
-En ocasiones pienso que debería irme muy lejos de aquí. Esta isla no me resulta cómoda. Si al menos hubiera un Toa por aquí…
-¿Un Toa, dices? Hace años que no se sabe de un Toa en la isla. Recuerda que Kractaus los destruyó a todos, y es lo bastante cuidadoso como para dejar entrar a uno de ellos por accidente. Y hace bien. Esos chiflados anárquicos y rebeldes no merecen poner un pie en nuestra preciada isla.
Wheruk apenas le escuchaba ya, pues estaba demasiado concentrado en subir varias cargas al barco, y no tenía intención de volver a enfadar a Horad.
-¡Venga, no tenemos todo el día! ¡Tenemos que tenerlo todo listo antes del anochecer!
Los Matoran aceleraron la velocidad del trabajo, para poder embarcar a la hora prevista. Necesitaban la luz del sol para trabajar, ya que, por la noche, descansarían antes de hacerse a la mar al día siguiente. No tardaron demasiado en colocar las cajas que quedaban en el embarcadero, así que, siguiendo las instrucciones de su capitán, entraron en el barco y se sentaron en el claustro. Horad estaba allí, acompañado de Hoofan, un Onu-Matoran totalmente sumiso a su líder, y al que nadie le tenía especial cariño.
-Muy bien, escuchadme bien porque solo lo voy a decir una vez. La carga que llevamos es muy importante. Es un encargo personal de nuestro líder, Kractaus.
Los Matoran soltaron una ovación al escuchar el nombre de su poderoso soberano.
-Y no vamos a dejar que se desperdicie, ¿de acuerdo? Así que, durante la noche, vais a repasar las cartas de navegación, punto por punto, para no descuidaros ni una sola vez. Será un camino difícil y largo, y probablemente tendremos que sortear riscos rocosos. Os veo mañana por la mañana, ahora debo ocuparme de mis asuntos. ¡Vamos, Hoofan!
Los dos se retiraron al camarote del capitán, mientras los demás Matoran se dispersaban para repasar las cartas en distintos puntos del barco blindado. A pesar de que muchos elegían zonas apartadas, entre ellas sus propios camarotes, Wheruk eligió uno de los balcones del barco. Siempre le gustaba leer con la luz de las estrellas, en lugar de usar una piedra de luz. Comenzó a estudiar las cartas muy cuidadosamente. Fue entonces cuando lo abordó una sensación muy extraña. Entonces alzó la cabeza. Ante él se hallaba una figura de color plateado, alta y estilizada, que lo observaba con unos profundos ojos naranjas.
Se levantó de su silla con un sobresalto. La figura habló.
-No te preocupes, Wheruk. No te haré daño. Solo he venido a hablar contigo.
Whueruk se mantuvo alerta mientras se sentaba.
-¿Cómo sabes mi nombre?
-Eso no nos importa ahora. Yo soy Toa Urnor, un enviado desde lejanas tierras, para que hable contigo y te mantenga al tanto de la búsqueda.
-¿La búsqueda? ¿Qué búsqueda?
Urnor se agachó para estar a la altura del Matoran.
-Tú, mi pequeño amigo, eres el elegido, aquel que debe emprender una importante búsqueda por la isla de Kia Nui.
Wheruk se apartó del Toa.
-¡Yo no soy el elegido de nada! ¡Solo soy un marinero mercante, y si no se va, señor Toa, me veré obligado a llamar a un guardia!
-¿Acaso crees que un Toa te haría daño? No, nosotros no hacemos daño a nadie. Eso es lo que el Makuta quiere que penséis. No redujo a los demás Toa de la isla para protegeros, lo hizo para protegerse él. Sabe que los Toa pueden vencerlo y acabar con su imperio del mal.
El Matoran se quedó callado unos instantes, respirando con dificultad.
-¿Quieres una prueba de su maldad?- Toa Urnor sacó un pergamino de su bolsa de viaje, y se lo mostró a Wheruk.- Robé este pergamino del camarote de Horad.
El Matoran lo leyó, y se quedó totalmente petrificado. Allí aparecía escrito lo siguiente:

Capitán, aquí están las instrucciones que le prometí. Cuando llegue a su destino, entregue el cargamento acordado a los Fantasmas, y recoja el artefacto que tienen para nosotros allí. Una vez hecho esto, asegúrese de que ninguno de los tripulantes queda con vida. Dirá que sufrieron un ataque de Zyglak y los hundieron. Deshágase del barco, y de toda prueba de la existencia de nuestro acuerdo, pero conserve mi artefacto. Será recompensado cuando me lo entregue en mi palacio. Firmado,
Lord Kractaus

Wheruk había pensado que aquello era una falsificación de no haber sido por el dibujo de la Marca de Kractaus al final de la carta, trazada con una extraña tinta brillante, de la que nadie conocía su procedencia.
-Y ahora, Wheruk, ¿Asumirás esta responsabilidad para salvar la isla de Kia Nui?
Wheruk, muy a su pesar, asintió.
-¿Qué debo hacer?
Urnor le entregó un mapa de la isla, con cinco lugares marcados en rojo y uno en plateado.
-Encuentra a cinco Matoran dispersos por Kia Nui. Debes reunirlos y traérmelos a mí al punto plateado, el Monte Raskorak.
-¿Por qué debo hacerlo yo?
-Porque tú eres el elegido, el que, según los grandes sabios, debes afrontar esta misión. No sería lo mismo si lo hiciera otro. Ahora vete, me aseguraré de que no noten tu ausencia.
Wheruk se alteró.
-¡Pero debo alertar a los otros! ¡Debo salvarles!
-No, no debes. Si lo supieran, Horad también sabría que yo hablé contigo, y serás llevado ante la justicia. Yo me encargaré de esto.
Entonces, sin previo aviso, la máscara del Toa empezó a brillar, y, al momento, se convirtió en una réplica exacta de Wheruk.
-¿Cómo… cómo has hecho eso?
-Es el poder de mi máscara Kanohi. Puedo adoptar cualquier aspecto. Y ahora, ¡huye! Y asegúrate de que no te siguen.
Wheruk asintió y cruzó la puerta del balcón, para luego, con mucho cuidado, salir usando el puente del barco. Respiró hondo y echó a correr entre las sombras.



Y esos son el Prefacio y el primer capítulo. Pronto iré subiendo más capítulos de la historia, espero que guste!! Very Happy
avatar
Nexum
Toa
Toa

Mensajes : 189
Fecha de inscripción : 03/05/2012
Localización : Dah

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.