Wrong Path

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Wrong Path

Mensaje por Lianyu (Nagato Lover) el Jue Ago 23, 2012 1:18 pm

Sí, ya sé que dije que ya había terminado con los fics, pero he encontrado notas sobre un par de historias breves a pasar a limpio, así que aprovechad.

La historia se sitúa en una de las diversas dimensiones que conquistaron los Toa Nui oscuros. Éstos, como os recuerdo, fueron atrapados por Riega y sellados por Yukien. Dark Elnida, el más afectado por el veneno Hordika, fue ignorado considerando que ahora como bestia no traería más problemas, pero consiguió sobreponerse al efecto del veneno y buscar y liberar a sus compañeros tras la liberación accidental de Dark Lianyu de su celda dimensional.


Camino equivocado

Aquellos pasillos no eran agradables.

No importaba lo poderoso o lo valiente que se fuera, nadie podía caminar cómodo entre esas paredes. Si estabas solo, podías llegar a oír los lamentos de las almas sobre las que se había erguido aquel espectral edificio. Las grietas y resquebrajaduras sobre la sólida piedra y la falta de luz no ayudaban a cambiar esa realidad.

Axonn lo sabía. Sabía muchas de las cosas que habían ocurrido en aquel edificio. Pese a su fortaleza mental, pese a todo lo que había vivido, incluso pese a haber sido antes como él, no era capaz a moverse por aquel lugar sin sentirse incómodo. Suspiró para relajarse, tomó parte del aire polvoriento que reinaba en el pasillo y echó a andar con firmeza. Titubear no estaba permitido allí.

El final de su camino no era mejor que el propio recorrido. Deseaba evitar lo que tenía que hacer, pero no podía. Tendría que acabarlo cuanto antes. Mientras estaba sumido en estos pensamientos, algo llamó su atención. La puerta de la sala de trofeos. Lo normal sería tenerla en el sótano, pero él prefirió ponerla allí. Y Axonn sabía por qué. El motivo era el mismo por el que la sala estaba siempre abierta.

Era un recordatorio. Para que aquellos que fueran a verle, o que volvieran de haberlo hecho, no olvidaran quién era. Y qué podía hacer.

Axonn sacudió la cabeza tras quedarse mirando la maza de Helryx, debajo de la quebrada y ahora inerte Kanohi Ignika, y siguió andando para despejar aquellos horribles recuerdos. Antes de salir al patio, donde se oían los lloros y súplicas de los que aún seguía vivos, Axonn respiró hondo y, como hacía siempre, le pidió perdón al silencio.

Tomó su hacha y la capucha que siempre llevaba para su trabajo, y salió al patio. Gritos desgarradores de súplicas aún mayores que antes fueron su bienvenida… Gritos que permanecerían para siempre entre aquellas paredes.



Dos Skakdi temblaban nerviosos delante del gigantesco portón. Hecho de Protodermis sólida, parecía pesado como una montaña, pero no era difícil abrirla para otros seres como un Makuta, un Zyglak o incluso un Toa. Ellos tenían la fuerza necesaria para acceder a lo que había detrás… Pero no el valor. Ni siquiera se atrevían a llamar a la puerta. Habían oído que estaba de malhumor. Quizás no era el mejor momento para comunicárselo…

- Aquel Matoran… Tiribomba… - Dijo uno de los Skakdi.

- ¿Al que le arrancaron el brazo? – Respondió su compañero. - ¿Ése?

- Sí… Dijo que hoy estaba de mal humor…

- ¿Eh? Entonces… ¿No… No sería mejor irse? – Dijo el otro Skakdi. – No vaya a ser…

- Sí… Engañemos a algún esclavo steltiano para que se lo diga en nuestro lugar… Aunque le tenga que pagar lo que hemos ganado este mes…

Los dos Skakdi titubearon, y poco a poco, dieron dos pasos hacia atrás. Cuando por fin el miedo dejó de ser un paralizante para convertirse en un estimulante, se dieron la vuelta para echar a correr. Pero no dieron ni el primer paso cuando se quedaron helados del susto.

Él estaba allí.

Parecía no haber reparado en ellos hasta entonces, porque se detuvo en ese momento. Levantó su encapuchada cabeza para dirigir su mirada hacia los Skakdi. Una mirada llena de ira y crueldad.

- No somos muy partidarios de visitas aquí… - Dijo, mientras continuaba con su caminar. Como si fuera un gorila manco, caminaba apoyando su gigantesco brazo derecho. Continuó realizando una pregunta con un tono tan llano que parecía no importarle en absoluto. – ¿Cuál es el motivo de la vuestra?

Los Skakdi tragaron saliva.

- Verá… Es que… Señor… - El Skakdi que había reunido suficiente valor para hablar el primero aún no era capaz de reunirlo para comunicar el mensaje. – Resulta que…

- Lo… Lo hemos perdido, señor. – Salió su compañero para rescatarle. Titubear, al fin y al cabo, no estaba permitido.

Él, que había avanzado hasta colocarse entre los dos Skakdi, se quedó quieto en el sitio. Los Skakdi alternaban su mirada nerviosos entre mirarle a él y mirar a su respectivo compañero.

- … Lo hemos perdido. – Repitió él, como dejando escapar por su boca aquellas palabras.

Los dos Skakdi se sorprendieron al oírlo hablar y se pusieron firmes. Luego asintieron de forma nerviosa. El siguiente segundo pareció una eternidad.

Él, en un rápido movimiento, irguió su gigantesco brazo Hordika y agarró la cabeza del Skakdi que estaba a su derecha con su garra protésica, estampándolo contra la pared y dejándolo suspendido en el aire. Sin mover ni un milímetro de su cuerpo, comenzó a estrujarla como si fuera una fruta, mientras el Skakdi pataleaba y se sacudía intentando liberarse.

Los gritos del Skakdi fueron silenciados por un brutal crujido que resonó por todo el pasillo. El Skakdi dejó de moverse y su cuerpo quedó suelto, como el de un muñeco. Su compañero observaba con ojos de espanto, congelado en el sitio e incapaz siquiera de gritar. Él abrió la garra y dejó caer el cuerpo del Skakdi. Echó a andar de nuevo.

- Retomad la búsqueda. – Dijo, simplemente, en un agresivo susurro.

El Skakdi superviviente, que seguía helado observando lo que antes había sido la cabeza de su compañero, asintió muy lentamente. Hasta que no cerró el gigantesco portó tras de sí, él no le vio moverse para transmitir el mensaje. Pero sabía que no tardaría… Porque si no, no lo haría. Ni eso, ni nada más.



La oscuridad reinaba en aquella sala más que en ninguna otra parte del edificio. Los escasos brillos existentes pertenecían a tenues piedras de luz, y a varias gigantescas tubos de estasis presentes al fondo de la sala.

Los tubos parecían ser antiguos, pero todos funcionaban perfectamente. Había quince de ellos, de los cuales muchos estaban vacíos. Si uno observaba, sin embargo, podía percibir que todos estaban muy bien cuidados… Excepto los vacíos, de los cuales sólo uno estaba en buen estado. Parecía que quien los usara no tenía esperanza alguna de volver a darles un uso, salvo al octavo, el que estaba en medio.

Cada uno de los tubos que estaban en activo tenía un Toa. Todos dispares, sus diferencias iban más allá del elemento que controlaban, estando algunos de ellos corrompidos por el veneno Hordika. Pero sus diferencias eran superadas por lo que compartían en común, algo que iba más allá de la armadura negra y plateada que todos compartían.

Él salió de entre las sombras. Pese a ser también un Hordika, como algunos de los Toa en estasis, no temía a la oscuridad de forma natural. No… Mejor dicho, se había adaptado a ignorar ese miedo. Hacía mucho que todos ellos habían tomado un camino cubierto por ella.

- Hermanos… Ha habido contratiempos… - Dijo, hablando para los tubos y sin dejar de caminar apoyando su brazo mutado. – Me temo que tendréis que seguir aquí protegidos un poco más... Pero no temáis, le encontraré pronto…

Se acercó al contenedor central, y miró al contenedor destinado para sí, situado a la derecha de éste. Tras leer la placa con su nombre, hizo un amago de suspirar, y devolvió su atención al tubo vacío del centro. Extendió su brazo izquierdo y lo pasó por encima de la placa, sintiendo con su tacto el nombre grabado.

- Pronto, Lianyu… Pronto tendremos nuestra venganza.



Última edición por Lianyu (Nagato Lover) el Vie Ago 24, 2012 5:25 am, editado 1 vez
avatar
Lianyu (Nagato Lover)
Turaga
Turaga

Mensajes : 3302
Fecha de inscripción : 27/11/2010
Localización : Ahí no, desde luego.

Volver arriba Ir abajo

Re: Wrong Path

Mensaje por Lucwa 33 el Jue Ago 23, 2012 3:53 pm

Y esto que es? Axonn hordika?La historia esta buena, pero algo muy raro donde estan? ¿en el cordex??

Pd: Como carajos se escribe? Cordex,Corex o como? Igual que los cañones cordak¿se escribe asi?
avatar
Lucwa 33
Toa Legendario
Toa Legendario

Mensajes : 657
Fecha de inscripción : 30/11/2010
Localización : en el infinito firmamento

Volver arriba Ir abajo

Re: Wrong Path

Mensaje por Lianyu (Nagato Lover) el Vie Ago 24, 2012 5:21 am

Ahí va, si borré el párrafo explicativo! Perdona, Lucwa. No, están en la fortaleza de Dark Elnida, donde se encuentran todos los Toa Nui oscuros que siguen con vida.

Y es Codrex.

avatar
Lianyu (Nagato Lover)
Turaga
Turaga

Mensajes : 3302
Fecha de inscripción : 27/11/2010
Localización : Ahí no, desde luego.

Volver arriba Ir abajo

Re: Wrong Path

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.